Uruguay, otro grande que apenas pudo empatar

No marcó grandes diferencias con Perú e igualó 1-1. Perdía por un gol de Guerrero, e igualó Suárez sobre el final del primer tiempo. Fue el debut de ambos en el Grupo C.

No hay caso. La Copa América Argentina 2011 está marcada por el empate. Porque Uruguay, el tercer candidato a quedarse con el título detrás de Argentina y Brasil, también igualó en su debut, a pesar de sus figuras, de sus goleadores y del planteo ofensivo. Fue 1-1 con un ordenado Perú dirigido por el uruguayo Sergio Markarian.

Uruguay, la garra y la chapa obtenida en el último Mundial de Sudáfrica. Con eso jugaba el equipo de Oscar Tabarez en busca de los primeros tres puntos del Grupo C. El Maestro paró un 4-3-3 (como Argentina y Brasil) con Cavani, Forlán y Luis Suárez en la delantera. Un esquema móvil y dinámico que chocó con un Perú ordenado y rebelde a la vez.

Porque el equipo de Sergio Markarian supo generarle peligro a la Celeste. Con Paolo Guerrero como referencia en el ataque, Yotún y Luis Advíncula por los costados. Más Michael Fidel Guevara como “estratega”, -todo un revolucionario con nombre americano- más Paulo Cruzado (un zurdo elegante) como socio.

Intentó Perú triangular con sus hombres de ataque, pero golpeó de contra. Es que Uruguay tenía la obligación de atacar, por esa chapa que indica que fue cuarto en Sudáfrica. Pero Forlán, Cavani y Suárez no pudieron con el fondo colorado y a los 23 un pelotazo de Guevara encontró a Guerrero solo con la pelota y con 20 metros por recorrer hasta encarar a Muslera. Gambeta larga, toque de derecha y gol. 1-0 para sorpresa de todos.

Tras la apertura del marcador, Perú se convenció que la clave era contraatacar. No contaban con que Uruguay iba a aceitar su juego asociado. Tuvo Lugano el empate con un cabezazo, pero respondió bien el arquero Raúl Fernández. Después Forlán, con un tiro libre exigió al arquero. Pero fue sobre el cierre que la Celeste alcanzó el empate. Pared Forlán-Lodeiro y gran pase del zurdo para Suárez que quedó de cara al gol. Gran definición y a festejar el 1-1 a los vestuarios.

En el complemento, Uruguay mantuvo el envión anímico que le dio el empate. Pero le faltó claridad para lastimar al arquero Fernández. Dominó la Celeste en la primera mitad del segundo tiempo y tuvo el triunfo en los pies de Forlán. A los 24, el rubio tiró una gran pared con Suárez y quedó mano a mano, aunque definió pésimo, de zurda. Afuera.

Después, Perú se acomodó (inresaron Lobatón y Juan Vargas) y el partido cayó en un pozo.

Ni los cambios de Tabarez pudieron hacer reaccionar a Uruguay (salió Cavani por Hernández y Lodeiro -de lo mejor del partido- por Cebolla Rodríguez). Perú tuvo dos zurdazos de Vargas (uno al lado del palo y otro con un tiro libre que tapó Muslera). Pero la más clara llegó sobre el cierre: centro de Vragas, palomita de Guerrero apenas afuera.

El empate quedó instalado un par de minutos antes de que el árbitro colombiano Wilmar Roldán pitara el final. Es que los chilenos, que esperaban por su partido, se cansaron de sufrir el frío y empezaron a cantar. En ese momento todo el estadio

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.