Una beba fue asesinada a golpes en Santa Fe

La madre lo atribuyó a un asalto, pero luego admitió que su pareja le dio una paliza brutal

“Me quisieron robar y nos golpearon”. El relato de una madre con su beba de un año y once meses, malherida en sus brazos, sobresaltó a la guardia del Hospital de Niños de Santa Fe Orlando Alassia. La niña ingresó con un paro cardiorrespiratorio y fue reanimada, pero dos horas después murió producto de un traumatismo severo de cráneo .

Sin embargo, el hecho se fue esclareciendo con las horas y las contradicciones de la madre que, en un primer momento, encubrió a su pareja (presunto autor del crimen) y adjudicó el episodio a un intento de robo.

Después de un segundo interrogatorio, la joven de 20 años apuntó a su novio, un muchacho de 23, como el responsable de la muerte de la beba.

El sospechoso, que no es el padre biológico, fue detenido ayer en el barrio Santa Rosa de Lima.

En la cronología de la trágica historia, los hechos se fueron modificando. En un primer interrogatorio, la mamá explicó que, en las cercanías del hospital, habían intentado asaltarla. Y que los supuestos delincuentes, a modo de presión para que les entregara dinero, habían comenzado a golpear a la pequeña. La dramática descripción de los sucesos no convenció a los investigadores.

En una segunda interpelación, ya en las primeras horas de la mañana, la madre se quebró, admitió la falsedad en sus primeras declaraciones y responsabilizó a su pareja.

Según sus dichos, después de una discusión, el hombre golpeó a ambas. La mujer quedó detenida.

A media mañana, la policía fue en busca del sospechoso y allanó una vivienda del barrio Santa Rosa de Lima. El hombre se encontraba en una casa que hacía las veces de “aguantadero”, a pocos menos de cien metros del lugar donde sucedieron los incidentes.

Al enterarse de esta maniobra, unos veinte efectivos rodearon la manzana y el muchacho intentó huir por los techos y los angostos pasillos de la manzana.

Finalmente, después de unos disparos intimidatorios al aire por parte de la policía, el sospechoso fue apresado.

Según pudo averiguar Clarín , en la casa donde vivía la pareja había claros signos de una noche violenta.

La madre de la beba y el padrastro se encontraban detenidos a la espera de la indagatoria por parte del juez de Instrucción Penal de la 5° Nominación, Darío Sánchez, de los tribunales santafesinos.

“Nosotros descartamos totalmente el móvil del robo” , declaró el jefe de la Unidad Regional I de la Policía, comisario Juan José Mondino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.