Un antiguo auto que circulaba sin seguro se incrustó en un comercio

“Desvié una bicicleta. El auto como que se levantó por agua, lo quise frenar pero se me fue”, relató el conductor. La dueña del negocio dijo que con su marido estaban tomando mate al lado de la pared que se derrumbó.

El conductor de un Siam Di Tella 1500 que circulaba por calle Don Bosco de la capital entrerriana perdió el control del rodado que terminó incrustado contra la pared de un negocio.
“Fui a llevar al chico al hospital San Roque y tenía que venir a hacer una changa. Desvié una bicicleta para no bañarlo. El auto como que se levantó por agua, lo quise frenar pero se me fue”, relató Juan Carlos Velásquez. El hombre admitió no tener seguro ni empleo fijo.
“El daño no es tanto, porque no hubo ningún ser humano herido. El dueño tomará sus medidas e intentaremos llegar a un acuerdo”, dijo.
“El vehículo se rompió un poco, pero lo que importa es lo ajeno, lo mío se arregla”, señaló.
Por su parte, Lucila, la propietaria del comercio manifestó: “Estábamos sentados tomando mate con mi marido al lado de la pared que terminó derrumbada y alcanzamos a saltar porque la punta del auto se nos metió adentro”.
“La Dirección de Tránsito dice que cuando llueve no sale y son ellos los que tienen que venir a verificar el daño”, criticó la mujer, quien tras admitir que “el impacto fue muy fuerte”, subrayó: “Fue una desgracia con suerte, porque si hubiera venido más rápido no estaría hablando”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.