Tras un mes de juicio, llega la sentencia por el crimen de Solange

Lucila Frend, única acusada del asesinato, será absuelta o condenada a perpetua.

A un mes del inicio del juicio por el crimen de Solange Grabenheimer, hoy al mediodía se escuchará el veredicto del caso, que tiene como única acusada a la mejor amiga de la víctima, Lucila Frend (25). El Tribunal Oral en lo Criminal 2 de San Isidro ya adelantó que sólo leerá la parte resolutiva . En otras palabras, dirá si considera a Lucila inocente o culpable, pero diferirá los fundamentos de su posición.

Los jueces Oscar Zapata, Lino Mirabelli y Hernán San Martín tienen dos alternativas: condenar a Frend a la pena de prisión perpetua –como solicitaron la fiscalía y la familia de la víctima– o absolverla por falta de pruebas, como pidió su defensa.

Lucila, que llegó libre al debate, fue acusada por el fiscal Alejandro Guevara como autora del “homicidio calificado por alevosía y ensañamiento” de Solange. En su alegato, además, el fiscal entendió que era un agravante la relación íntima que la acusada mantenía con la víctima.

Un punto central sobre el que deberán definirse los jueces es la hora de la muerte de Solange. El dato es clave para ubicar o no a la acusada en la escena del crimen, pero en el juicio declararon varios peritos y médicos que dieron horarios alternativos. Algunos beneficiaron y otros complicaron a Frend .

Para el fiscal, Solange fue asesinada entre la 1 y las 7 de la mañana de aquel 10 de enero de 2007, cuando Lucila estaba en el PH de la calle Güemes 2280 de Florida. Para la defensa, el crimen ocurrió después de las 9 de la mañana, cuando Lucila ya estaba en su trabajo en un laboratorio de San Fernando.

“Este Ministerio Público Fiscal está en condiciones de afirmar que el 10 de enero de 2007, entre la 1 y las 7 de la mañana, la encartada Frend, que vivía con Solange, procedió a matarla con ensañamiento y alevosía”, sostuvo el fiscal ante los jueces.

Frend afirmó: “Yo a Sol no la maté.

No hice nada de lo que el fiscal me está acusando . A Sol la quiero. Hace cuatro años que estoy luchando. Tengo la dignidad intacta y mi voluntad es que se encuentre al asesino”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.