Santa Fe: Binner rechazó críticas y confió en un triunfo del socialismo

El gobernador santafesino le respondió a la Presidente, quien ayer había pedido a la provincia un mayor crecimiento. «Los datos que manejamos nosotros no son los mismos», afirmó. Por Radio 10, admitió que los resultados del domingo no tendrán impacto en las elecciones presidenciales

La pequeña pero ruidosa barra del Movimiento Evita calentó el ambiente desde el fondo de la carpa. “Borom bom bom, el chivo Rossi gobernador”, cantó cada vez que encontró un silencio. Desde allí partieron también los silbidos y algún grito para el gobernador de Santa Fe. En ese clima, y a sólo cinco días de las elecciones en esta provincia, la presidenta Cristina Kirchner y Hermes Binner protagonizaron sobre el escenario un tenso duelo pensado para apuntalar a sus candidatos.

Cristina llegó a Puerto San Martín, a unos 30 kilómetros de Rosario, con la excusa de la inauguración una planta de biodiésel de la empresa Unitec Bio. Sobre el escenario, junto a funcionarios nacionales y autoridades de la compañía, se sentó como invitado especial el candidato a gobernador del kirchnerismo, Agustín Rossi.

Binner, que en su última aparición junto a la Presidenta, por el Día de la Bandera, no la pasó bien y prefirió no hablar, decidió esta vez mostrar las uñas para respaldar a su candidato, Antonio Bonfatti. En un discurso de sólo 5 minutos, interrumpido por los gritos de los militantes kirchneristas, abrió el fuego cuando señaló que “el campo sigue dando mucho más de lo que se imaginan los que denostan la actividad agroindustrial”. Y, pese a los silbidos, volvió a desafiar: “Estamos orgullosos de ser la provincia que más está creciendo en aportes al país”. Cuando terminó de hablar, y mientras crecía el aliento para Rossi, la Presidenta lo saludó con un beso.

Enseguida llegó el turno de Cristina. A lo largo de 35 minutos hubo varias alusiones a la ayuda del Gobierno nacional a Santa Fe, “la tercera provincia argentina en recibir estímulo fiscal a sus industrias”. Para devolver la crítica de Binner sobre el campo, la Presidenta anunció que se instalarán en esa zona dos polos tecnológicos para abastecer de logística y tecnología a pequeños y medianos productores. Y en su réplica más dura dijo que “ Santa Fe ha crecido por debajo de la media nacional . El NEA y el NOA han superado la media nacional en crecimiento. Es necesario articular con mayor inteligencia.”. Y allí, el “borom bom bom” sonó con más fuerza. Rossi no ocultó una sonrisa y el secretario de la Presidencia, Oscar Parrilli, le hizo una seña cómplice. Al terminar el discurso, Cristina recibió el saludo de Eduardo Eurnekian, dueño de la planta, con quien ya se había mostrado días atrás para inaugurar una terminal de Ezeiza . Un segundo después llegó Rossi, que estaba en la otra punta pero se movió más rápido que el resto. Un rato después, Cristina ya volaba en helicóptero.

Rossi se mostró satisfecho. “La visita de la Presidenta es un estímulo más que importante. Esperemos que sea el impulso que nos faltaba para ganar la elección”. Fue una forma de reconocer lo que marcan las encuestas, que el socialista Bonfatti está primero y el macrista Miguel Del Sel acecha el segundo lugar. A unos metros, Binner esperaba el auto que lo sacara del lugar. “Le pegaron algunos palos”, le dijo este diario.

Uno solo–, reconoció.

Bueno, pero esta vez usted también golpeó.

Binner apenas sonrió.

Así, está llegando al final una campaña con impacto nacional. Binner se juega demasiado con Bonfatti, Mauricio Macri estuvo el domingo con Del Sel y ayer fue el turno de la Presidenta al lado de Rossi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.