Pasó Cristina y se recalentó la campaña santafesina

La Presidenta había criticado a Binner. El socialista dijo que cada vez que ella visita la provincia, “no le hace bien a los santafesinos”. Rossi, candidato K, lo calificó de “canalla”. El domingo se elige gobernador

Un par de horas de Cristina Kirchner en Santa Fe lograron lo que ya parecía imposible: que la recta final se calentara el clima de la campaña a gobernador, que se había destacado hasta ahora por su frialdad. La visita de la Presidenta y, sobre todo, su cruce con el gobernador Hermes Binner, modificaron de plano el panorama y anticipan un final tenso para una elección clave y con fuerte impacto nacional.

Ayer, ya con la Presidenta a más de 300 kilómetros de aquí, siguieron los cruces entre Binner –padrino del candidato a gobernador socialista, Antonio Bonfatti– y el postulante por el kirchnerismo, Agustín Rossi. La secuencia arrancó 24 horas antes, cuando Cristina, Binner y Rossi compartieron el escenario durante la inauguración de una planta de biodiésel en las afueras de Rosario que se transformó en un acto político.

El primero en hablar el martes fue el gobernador y candidato presidencial socialista, tal vez con la sangre en el ojo por lo que había sucedido el Día de la Bandera, cuando el kirchnerismo copó el acto y le impidió hacer su discurso. Esta vez, aun en medio de silbidos de la barra de Rossi, Binner se atrevió a cuestionar a los que “denostan al campo” y destacó el aporte de la provincia al crecimiento del país. Minutos después, la estocada de la Presidenta fue mucho más contundente: “Santa Fe ha crecido por debajo de la media nacional ”. El acto finalizó con cantos a favor de la candidatura a gobernador de Rossi y algún insulto para Binner, pero los cruces no acabaron allí.

Ya en el auto que lo llevaba rumbo a Rosario, Binner volvió a utilizar por segunda vez en el día su cuenta de Twitter, que estaba inactiva desde el 3 de abril, cuando se ilusionó con un triunfo de Bonfatti en las primarias de mayo. Los 140 caracteres de la tarde habían sido para darle la bienvenida a la Presidenta. Los de la noche fueron para quejarse: “Transformar en acto electoral la inauguración de una empresa privada es una oportunidad perdida de respetarnos entre los argentinos”. La primera respuesta fue de Rossi, y también vía Twitter: “Sería mejor que si el gobernador tiene críticas hacia la Presidenta, se las hiciera en cuerpo presente”. En ese clima se fueron a dormir los contendientes.

Y el miércoles no arrancó más tranquilo. Mientras los rosarinos llenaban bares y restoranes desde temprano para celebrar el Día del amigo, los políticos subían el tono de sus declaraciones radiales. Rossi acusó a Binner de “canalla”, “mentiroso” e “hipócrita” por haber criticado a la Presidenta cuando ya no estaba en Santa Fe. En Buenos Aires, antes de una reunión con la Federación Agraria, Binner volvió a quejarse: “Cuando hablaba se acordaban de mi madre, eso no es democracia”. Dijo que “cada vez que viene la Presidenta no le hace bien a los santafesinos ” y se defendió de las críticas de Cristina sobre el crecimiento de la provincia: “La Presidenta está mal informada o maneja los números del INDEC”. Más tarde, al presentar su lista de diputados en la Ciudad dijo que “otros países de la región crecen más que la Argentina, lamentablemente”.

Otro que volvió a hablar ayer fue Carlos Reutemann. Explicó que el lunes –cuando dijo que nunca fue kirchnerista– había querido aclarar que su silencio “no significaba apoyo al kirchnerismo” .  Clarísimo. Por algún motivo, en cambio, no creyó necesario aclarar nada sobre las declaraciones del macrista Miguel Del Sel, que tomó sus palabras como un respaldo a su candidatura. Será así nomás.

Con todo el PJ provincial, con varios reutemanistas en su cúpula, emitió anoche un comunicado donde ratificó su respaldo a la fórmula que encabeza Rossi.

Ayer, los candidatos continuaron con sus campañas. Bonfatti estuvo en Rafaela, Sunchales, Esperanza y la capital. Para no quedar fuera de los cruces, salió a pegarle a Del Sel: “Es un fenómeno mediático , pero en sus listas hay duhaldistas y menemistas”. El humorista se mantuvo al margen de la polémica y fue a Buenos Aires, donde grabó su participación en el programa de Susana Giménez que se verá esta noche. Rossi estuvo junto a Peteco Carabajal en Santa Fe y, por la noche, compartió un acto con la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, en busca de un envión más para acercarse al socialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.