Paraguay – Venezuela: Tras el mal partido, la violencia

Durante el encuentro ya había habido chispazos entre algunos jugadores y los entrenadores Martino y Farías también habían discutido feo. Al final hubo un tumulto con golpes de los dos lados. Algunos paraguayos podrían perderse la final.

Si bien el partido comenzó a calentarse con el cruce entre Martino y Farías después de la expulsión del DT de Paraguay, nada hacía suponer el final con los jugadores de los dos equipos mezclados en un tumulto y con piñas volando de los dos lados.

Ya había habido una pequeña escaramuza cuando sobre el final del primer tiempo suplementario, cuando algunos jugadores de ambos bandos se habían mirado feo, sin embargo, el entrenador venezolano y el arquero paraguayo Villar se habían encargado de separar y de que la cosa no haya pasado a mayores.

Tras los penales, ya con Paraguay en la final, cuando ambas selecciones se disponían a abandonar la cancha, pasó de todo. Insultos de un lado y cargadas de otro no hicieron más que concluir en trompadas de los dos lados. En la gresca generalizada se pudo divisar a Fedor y a Ortigoza, que antes de vestirse de púgil se hizo tiempo para sacarse la casaca paraguaya, que tiene su nombre en la espalda.

De cara a la final del domingo y al partido por el tercer puesto del sábado, resta saber si Conmebol actuará de oficio y suspenderá, videos de por medio, a algunos de los jugadores implicados en la gresca.

Cuando iban cinco minutos del primer tiempo suplementario, el defensor central venezolano, Rey, simuló una falta que el árbitro mexicano, Chacón, compró y cobró, hecho que desató las airadas quejas de Martino, DT de Paraguay. El juez primero lo advirtió y quiso reanudar el juego, pero cuando esto sucedió, el entrenador argentino vuolvió a decirle algo, que hizo que lo expulsen. Sin embargo, Martino decidió permanecer inmóvil y continuar protestando, lo que enfureció al banco de suplentes venezolano, que con el entrenador Farías a la cabeza, trató de silenciar al ex jugador de Newell´s, que no se quedó atrás y, con la vista fija en el entrenador venezolano soltó: «Bobo, vos, ¿a quién te comiste?».

Martino fue llevado a la platea, pero allí, un montón de hinchas de la Vinotinto se acercó para increparlo, por lo que debió permanecer viendo lo que quedaba del partido en un puente que une el campo de juego con las gradas.

Tras este cruce, no sólo Martino tuvo que dejar la cancha, sino también un auxiliar venezolano. En esos mismos bancos de suplentes, en 2010, ya habían discutido con dureza y gestos ampulosos Omar Asad, entonces entrenador de Godoy Cruz y Ricardo Caruso Lombardi, que entrenaba a Tigre. El hoy DT de San Lorenzo, había acusado a quien hoy trabaja en Quilmes de cobrarle a sus jugadores, mientras que el del club del Sur había tildado a Asad de drogadicto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.