Madre e hija halladas carbonizadas estaban vivas cuando les prendieron fuego

La investigación sobre el doble homicidio de barrio Humito del lunes arrojó que las víctimas fueron calcinadas aun estando con vida. Testigos habrían visto al marido de la dueña de casa cerrar la puerta antes de irse esa misma mañana.Adrián Ávalos, de 28 años, marido de Vanina Hémerlin, una de las víctimas del macabro doble homicidio de barrio Humito, quedó formalmente detenido ayer al mediodía, pese a que estaba provisoriamente demorado desde la mañana anterior en la Alcaidía de Tribunales, ante la sospecha de su responsabilidad sobre estas muertes.
Tanto Hémerlin como su hija, Adriana Cetáu, fueron encontradas carbonizadas, entre dos colchones de goma espuma que fueron incendiados en forma intencional.
Si bien en la primera inspección ocular de los cuerpos de las víctimas no era posible analizar si existían heridas de arma de fuego o arma blanca –debido a la acción del fuego sobre la piel–, en algunas partes de la anatomía de Hémerlin si se habrían apreciado golpes, lo que explicaría una profusa hemorragia que empapó con sangre parte de uno de los colchones incendiados.
Aunque en el análisis previo a las autopsias se mencionó que la menor de las víctimas –Adriana Cetáu, de 17 años– habría sido baleada, ayer de mañana y tras la finalización de la autopsia se descartó que tuviera impactos de arma de fuego.
La situación provocó otro interrogante: ¿Cómo hizo el asesino para colocar a Cetáu, que estaba embarazada, en inferioridad de condiciones, ya que en apariencia tampoco presentaba golpes, a diferencia de Hémerlin, que tuvo severos traumatismos en su cabeza, aunque no murió por esos golpes?.
Ambas presentaban presencia de inhalación de monóxido de carbono dentro en sus vías respiratorias y es posible que esto las haya matado, al tiempo que las llamas comenzaban a envolverlas.
Testigos que están siendo localizados por investigadores de la División Homicidios habrían ubicado a Adrián Ávalos saliendo de la humilde vivienda que ocupaban los tres, poco después de las 8 de la mañana. Todas las ventanas estaban herméticamente cerradas y los ventiletes de un baño sellados con trapos, para evitar que el humo saliera hacia el exterior.
Ávalos venía teniendo problemas de convivencia y se confirmó que pese a haber sido condenado por abusos sexuales reiterados y haber sido condenado en 2006, recuperó la libertad en forma condicional este año, luego de casarse con Hémerlin.
Qué fue lo que pasó en el amanecer del lunes, después de un domingo de alta ingesta alcohólica y de estupefacientes, para que alguien –supuestamente Ávalos– se decidiera a cometer tan macabro acto, es algo que todavía es materia de investigación, informa El Diario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.