Intentaron robar a un quinielero y tras persecución callejera fueron atrapados

Dos jóvenes fueron arrestados por personal policial en el interior de una vivienda en Gualeguaychú. Abordaron al propietario de una agencia de quiniela cuando salía del local, escaparon, los persiguieron y los atraparon.

Como todas las noches, Raúl Ferrari cerró la puerta de la tómbola “Jugate conmigo”, ubicada en avenida Artigas de la ciudad de Gualeguaychú, y caminó hasta su vehículo estacionado sobre calle Edison. Antes de abrir la puerta de su auto, un joven lo golpeó por la espalda y le exigió que le entregara el dinero de la recaudación.

El agenciero no dudó en su acción y se abalanzó sobre el delincuente para impedir el robo. Tras esta pelea, el delincuente de 33 años desestimó continuar con el robo y escapó hacia la esquina donde lo esperaba otro joven, de 23 años, con una motocicleta encendida lista para emprender la fuga.

“Un vecino me contó que me estaban esperando que saliera”, relató Ferrari sobre lo que le sucedió y narró que luego de la pelea, “el delincuente sube a la moto que lo estaba esperando, cruzan la avenida y escapan, en eso veo que viene un patrullero y les señalo que me quisieron robar, allí se inició la persecución”.

El móvil policial irradió lo acontecido y se inició un rápido operativo que contó con dos patrulleros. La persecución se realizó por calles Hernández y posteriormente por Concordia, para finalizar en una vivienda de calle Gualeguay.

La Policíaidentificó el inmueble y se rodeó la manzana. Los delincuentes ingresaron con la moto a una vivienda, situada en el fondo del predio, y se solicitó el permiso a los propietarios que viven sobre el frente.

Luego de ello se procedió a la aprehensión y posterior traslado ala Jefatura Departamental, donde quedaron alojados a la espera del llamado del Juez de Instrucción Nº2, Arturo Dumón, que en la mañana de hoy les tomará indagatoria.

“Este es un barrio tranquilo, hace 19 años que tengola Agenciay soy el primero en sufrir un hecho como este, hay mucho movimiento de gente y eso me llama la atención, lo hicieron sin ningún tipo de problemas”, comentó el damnificado y agregó que por el hecho sólo terminó “con un raspón y un golpe en las costillas, gracias a Dios no pasó a mayores”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.