Independiente perdió por penales y no pudo sumar una nueva Copa

Tras empatar 2-2 en Japón con el local Jubilo Iwata, la Suruga Bank se definió desde los doce pasos. Allí, los de Mohamed cayeron por 4-2 y dejaron pasar la chance de sumar su 17° título internacional.El sueño de Independiente de alcanzar su 17° título internacional se frustró en la noche japonesa. Perdió la final de la Copa Suruga ante el Jubilo Iwata  en la serie de los penales tras igualar 2-2 en los 90. Esta vez los penales le jugaron una mala pasada. Báez y Pellerano fallaron sus penales y el festejo fue para los locales (4-2).

A Independiente le costó 25 minutos insertarse en el partido en Shizuoka. Antes, todo había sido para los locales, que se pusieron arriba en el marcador por una desafortunada acción de Battión, quien intentó despejar un centro al área pero la metió en su propio arco. Iban apenas 10 minutos. El gol entonó a Jubilo que tuvo un par de ocasiones para estirar el marcador pero se encontró con un iluminado Hilario Navarro.

Hubo un antes y un después desde los 25, cuando el debutante Osmar Ferreyra remató de zurda por arriba del travesaño. A partir de ese momento, el Rojo cambió. Fue más profundo e hizo revolcar al seguro Kawaguchi. Battión pudo empatar de cabeza a los 28, pero el arquero la desvió al tiro de esquina. Cuatro minutos después, llegó la igualdad. Córner de Fredes, cabezazo de Julián Velázquez y toque de Tuzzio para poner las cosas como al comienzo.

Independiente terminó mejor. Y hasta pudo irse a los vestuarios con ventaja, pero el cabezazo del colombiano Marco Pérez besó el palo izquierdo de un arquero que miraba resignado. Mientras tanto, al borde de la cancha, Patricio Rodríguez se movía y se moría por entrar.

El Patito entró tras el reinicio. También lo hizo el paraguayo Báez. Salieron Ferreyra y Battión. Pero los cambios no alteraron el orden que mostró el Rojo en los últimos quince del primer tiempo. Parra, todo un gladiadior, recibió del Patito y se fabricó un golazo a los 3 minutos. Pasó entre dos defensores y definió bárbaro ante la salida del arquero. El equipo de Mohamed tenía la victoria en sus manos.

Sin embargo, Independiente se retrasó. Le regaló la pelota a su rival, esperó y lo pagó caro. A los 12, Arata definió de volea y la colocó en un rincón. Golazo. 2-2 y volver a empezar. Se vio mejor al local, más ambicioso. Komano, en un tiro libre, exigió a Navarro, a los 34. Kanazono también tuvo el triunfo pero se apresuró y remató desviado desde una buena posición. Respondió Independiente con un tiro del Patito Rodríguez que se fue al lado del palo. Y la última fue para los locales. Un tiro fuerte y bajo que Navarro contuvo en dos tiempos. Fue, entonces, el momento de los penales.

Kobashayi no falló pese a la estirada de Hilario. Leonel Núñez -ingresó sobre el final para ejecutar el remate- tampoco. Yamada adelantó a los locales. Y comenzó la noche negra del Rojo. Pellerano pateó y Kawaguchi se lo sacó. El capitán Nasu reventó el palo e Independiente se ilusionó. Pero esa ilusión se derrumbó cuando Báez desperdició su tiro, casi una imitación del que remató Pellerano.Komano puso el 3-1 y dejó en coma a los de Mohamed. Parra, como siempre, mostró aplomo y categoría para el descuento. Pero Fujita fusiló a Navarro y el festejo fue para el Jubilo Iwata.

Independiente perdió la chance de sumar su 17° título internacional. Una victoria lo dejaba a un campeonato de Boca y Milan, ambos con 18 en la era moderna. Pero el fútbol ofrece revancha e Independiente la tendrá muy pronto. La semana que viene jugará la ida de la Recopa contra el Internacional de Porto Alegre. Pero eso será otra historia. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.