Histórico: podrán votar las mujeres en Arabia Saudita

Lo anunció ayer el rey Abdullah; será a partir de 2014; también podrán ser candidatas.

En pleno siglo XXI, y como si se tratara de una auténtica «revolución», el reino ultraconservador de Arabia Saudita anunció ayer que las mujeres de su país tendrán, por primera vez, derecho a voto, podrán ser candidatas y participarán en el Consejo Consultivo del Reino.

La medida, anunciada por el rey Abdullah ben Abdelaziz al-Saud ante el Consejo Consultivo o Shura , entrará en vigor en las elecciones municipales que se celebrarán dentro de cuatro años, por lo que las mujeres no podrán votar todavía en los comicios de pasado mañana.

El monarca, de 87 años, señaló que las mujeres podrán pertenecer a la Shura en su próxima sesión, en 2013. Los miembros del Consejo Consultivo son elegidos por el propio rey. «Rechazamos marginar a las mujeres de todos los roles de la sociedad saudita que están de acuerdo con la sharia [la ley islámica]», dijo el monarca.

«Es en interés de nuestro país y de nuestros ciudadanos no paralizarse ante los desafíos de este siglo. Debemos apoyarnos en nuestra determinación y nuestra paciencia para afrontarlos y superarlos», añadió.

En Arabia Saudita, las mujeres no pueden trabajar, viajar, visitar a un médico, casarse o estudiar sin el permiso de un familiar masculino. Tampoco tienen permitido conducir vehículos.

En junio pasado, varias mujeres se pusieron al volante para desafiar al régimen. La protesta fue divulgada por las redes sociales, único medio posible para esquivar la censura gubernamental. El delito de conducir está castigado con multas y hasta la cárcel.

Sin embargo, el rey Abdullah habló en su discurso de la «modernización equilibrada» hacia la que, en su opinión, se dirige el país. «No hay lugar para aquellos que intenten frenar esa modernización», dijo, en alusión a los sectores más ortodoxos del país.

Las únicas elecciones que se celebran en el reino wahhabita son las municipales, y sólo desde 2005. Los electores pueden elegir apenas la mitad de los miembros de los consejos locales, mientras que la otra mitad es asignada por el gobierno.

La Shura ya había dado su visto bueno en junio, por 81 votos a favor y 37 en contra, a la participación de las mujeres sauditas en las elecciones, aunque entonces sólo se admitió que fueran votantes y no candidatas.

Sin embargo, hasta ahora la prohibición del voto femenino era justificada por la supuesta dificultad de instalar cuartos de votación separados para hombres y mujeres, como impone la ley islámica.

El derecho al voto es el mayor cambio adoptado por el rey Abdullah, considerado un reformista desde que pasó a ser el gobernante «de facto» en 1995 por la enfermedad del rey Fahd. Abdullah subió oficialmente al trono tras la muerte de Fahd, en agosto de 2005.

La enorme riqueza petrolera del reino y las generosas subvenciones a sus súbditos han evitado las revueltas que se viven en otros países musulmanes. De todas formas, el rey Abdullah ha adoptado algunas medidas para acallar los murmullos de descontento social y de oposición aparecidos en la zona oriental del país, centro de la producción petrolera y poblada sobre todo por la minoría chiita. En marzo pasado, el gobierno anunció que destinaría 93.000 millones de dólares a la creación de empleo y a la mejora de los servicios públicos.

RESPALDO DE EE.UU

Las reacciones al anuncio del rey no se hicieron esperar. El gobierno norteamericano, firme aliado de la monarquía saudita, elogió la decisión. «Estas reformas reconocen las contribuciones significativas de las mujeres en Arabia Saudita y les ofrecerán nuevas formas de participar en las decisiones que afectan a sus vidas. Apoyamos al rey Abdullah y a su pueblo en sus esfuerzos por realizar estas y otras reformas», dijo el vocero del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Tommy Vietor.

En la última década, el sufragio femenino logró importantes avances en el Golfo Pérsico, aunque las instituciones siguen estando en manos de los hombres. Según el último informe de Freedom House, en los emiratos del Golfo Pérsico la libertad de las mujeres en la vida política tiene un puntaje de 2 en una escala de 1 a 5.

En el pequeño reino de Bahrein, el sufragio universal fue concedido en 2002, y cuatro años más tarde una mujer se convirtió en la primera y hasta ahora única legisladora del país. En el vecino Qatar, el acceso de las mujeres a la política fue una conquista de 1999. Sin embargo, la presencia femenina en cargos públicos es escasa y los partidos políticos siguen prohibidos. Kuwait sólo permitió el voto femenino en 2005. Desde 2009 hay cuatro mujeres en el Parlamento. En Omán, el sufragio universal fue concedido en 2003, y en los Emiratos Arabes Unidos, en 2006. En uno de los emiratos que integran esa federación, Umm al-Quwain, ayer fue elegida una mujer legisladora por primera vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.