Hallaron el ADN de Candela en restos de comida donde estuvo cautiva

Los investigadores del secuestro y crimen de Candela Rodríguez creen que estuvo cautiva en un galpón de la calle Kiernan 992, de Villa Tesei, a 30 cuadras de su casa, donde fue hallada comida en la cual se encontró el ADN de la víctima.

Fuentes policiales aseguraron que ese galpón fue allanado la semana pasada, al día siguiente del hallazgo del cadáver de Candela en Hurlingham, y allí encontraron un boul con un guiso con arroz, dentro del cual se encontraron restos orgánicos que, tras ser analizados, pertenecían a la adolescente.

Los cinco detenidos por el secuestro y asesinato de la menor fueron trasladados esta mañana a los tribunales de Morón para ser indagados por el fiscal Marcelo Tavolaro.

Entre los acusados se encuentra Gladis Cabrera, supuesta propietaria de la casa de la calle Juan Bautista Kiernan 992, en la localidad bonaerense de Villa Tesei, partido de Hurlingham, adonde se sospecha que estuvo cautiva la nena de 11 años.

También fue arrestado Ramón Néstor Altamirano, carpintero de 55 años, según informaron a DyN fuentes policiales.

Por otra parte, fueron capturados Gustavo Damián Valenzuela, carpintero de 44 años; Alfredo Monteros, tornero de 75; y Alfredo Monteros hijo, de 36, quienes se supone que se habrían movilizado en una combi Renault Trafic secuestrada en el marco de la investigación.

La camioneta permanecía en la comisaría segunda de Villa Tesei, en la avenida Vergara 2350, donde a las 10 estaba previsto que fuera sometida a pericias.

Los sospechosos pasaron la noche incomunicados en las comisarías primera, segunda y de la mujer de Morón.

Candela fue hallada muerta el miércoles último, desnuda adentro de una bolsa de consorcio, en un descampado de Villa Tesei, a unas 35 cuadras de la casa de la familia, tras haber sido secuestrada el 22 de agosto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.