Hallan a dos esquiadores tras un angustioso rescate en Bariloche

Tienen entre 20 y 30 años. El alud los separó de otro amigo, que logró llegar al refugio. La niebla complicó el el extenso rastrillaje, del que participaron treinta rescatistas.

Caía la tarde de ayer cuando una avalancha de nieve se desplomó en la zona del Valle del Challhuaco, a unos 18 kilómetros al sudeste de San Carlos de Bariloche. Tres esquiadores oriundos de esa ciudad, de entre 20 y 30 años, fueron sorprendidos por el alud y a partir de ese momento todo fue angustia.

Uno de ellos apareció en seguida y denunció la desaparición de los otros dos . El Club Andino Bariloche organizó entonces un intenso operativo de búsqueda, que al cierre de esta edición dio sus frutos: los esquiadores fueron encontrados anoche en buen estado de salud, aunque agotados por la travesía.

¿Qué ocurrió? En realidad, cerca de las 22 recién se supo que Cristian fue el único alcanzado por la avalancha, que lo arrastró 200 metros. De todas maneras, desde allí pudo bajar hasta el refugio Neumeyer –punto de partida habitual de las expediciones de esa zona– para pedir ayuda. Eran alrededor de las 18 y unos 30 rescatistas salieron a la montaña para tratar de dar con los dos desaparecidos.

El joven que volvió al refugio, un profesor de Educación Física de 27 años, relató que en un punto del trayecto había sido alcanzado por una avalancha que lo había arrastrado. Cuando el desplazamiento de nieve se detuvo, él pudo ponerse nuevamente en pie –con nieve hasta la cintura, según relató a Raúl Saliva, cronista del canal TN– reinició el ascenso para buscar su equipo (había perdido los esquíes) y reencontrar a sus compañeros, pero no lo logró.

En ese momento, en la montaña había una espesa niebla que reducía al mínimo la visibilidad. Fue entonces que Cristian inició el descenso hacia el refugio, lo que le llevó unos 30 minutos.

Según el relato de este joven, era posible que sus compañeros –que en el momento de la avalancha estaban más alto que él– no hubieran sido afectados por el desplazamiento de nieve. Pero otra hipótesis que se barajaba era que pudieran haber sido alcanzados por el alud.

Iván Bonazalza, sub jefe de la Comisión de Auxilio del Club Andino Bariloche, prefería pensar que los dos jóvenes se habían retrasado porque la falta de visibilidad les dificultaba el retorno . Una cuarta posibilidad que barajaban los rescatistas era que, desconociendo que Cristian estaba a salvo, lo estuvieran buscando. “Es posible que hayan perdido el sendero de regreso habitual y estén descendiendo por otro lado, por eso estamos buscando en varios valles”, le había dicho a Clarín Bonazalza.

Finalmente, todas las suposiciones tenían algo de razón y los buenos presagios se impusieron.

Al cierre de esta edición, los esquiadores habían sido hallados y estaban regresando a pie hacia el refugio Neumeyer.

Todavía se conocían pocos datos sobre ellos. Uno se desempeñaría como chofer y el otro como guía de montaña. Ambos contarían con cierta experiencia en expediciones de esquí lejos de las pistas y los medios de ascenso mecánico.

Los jóvenes perdidos (uno usaba esquíes y el otro raquetas de nieve) no contaban con bolsa de dormir y carpas pero, según Bonazalza, hubieran podido soportar bien una noche en la zona en la que se habían extraviado, pese a las inclemencias del tiempo.

La intensa niebla jugó en contra del operativo de búsqueda. Más de 30 personas recorrieron la montaña con la asistencia de perros de rastreo y de quienes cumplían diferentes tareas en el refugio Neumeyer. Y creen que con un mejor clima los esquiadores hubieran aparecido mucho antes.

La zona que los jóvenes recorrían tiene mala o nula señal de telefonía celular, y aunque no está a gran altura ni es de dificultad extrema “no es de las zonas que visita cualquier turista”, explicó un miembro del equipo de rescate.

Ubicado dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi, el Valle del Challhuaco está a unos 1.300 metros de altura y presenta un paisaje rodeado de un bosque de lengas. Mientras que el cerro del mismo nombre tiene su cumbre a unos 2.000 metros sobre el nivel del mar. Desde ella se ofrece una muy bella vista de la zona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.