Caso Candela: se conocerán hoy los resultados de los estudios de ADN de los detenidos

Además, se iniciaron controles en los celulares secuestrados. En Córdoba, una mujer dice ser la verdadera madre de la pequeña.

Los investigadores del crimen de Candela Sol Rodríguez, hallada asesinada el 31 de agosto en Villa Tesei, iniciaron el peritaje de 70 teléfonos celulares secuestrados en medio centenar de procedimientos, mientras se esperan para hoy los resultados de estudios de ADN realizados a los detenidos, informaron fuentes judiciales.
De esta manera, los pesquisas comenzaron el análisis de llamadas, mensajes de texto, fotografías, imágenes de video y ubicación geográfica de aparatos incautados en el marco de la causa en busca de alguna prueba que comprometa a los apresados por el hecho y si existen vínculos entre ellos.
El trabajo fue supervisado por el fiscal de Morón Marcelo Tavolaro, que reunió a un grupo de especialistas en entrecruzamientos telefónicos en el edificio de Colón al 200 de esa localidad bonaerense.
La abogada María Florencia Srur, co-defensora del carpintero Néstor Altamirano, uno de los primeros detenidos en el expediente, dijo que la tarea de las desgrabaciones de todos los teléfonos celulares tendrá buenos resultados para la causa.
«El trabajo se desarrolla con un sistema utilizado por el FBI mediante el cual se enchufan los celulares a una máquina y automáticamente se baja toda la información de los teléfonos, hasta los mensajes, fotos y correos electrónicos que puedan haber sido eliminados», explicó.
Por su parte, el abogado Rodrigo González, defensor de Guillermo López, uno de los últimos apresados por el caso, dijo que «es fundamental que se conozca la ubicación de los celulares en el momento en que Candela estuvo secuestrada y cuándo fue arrojada sin vida» a un costado de la Autopista del Oeste y la calle Cellini, para determinar si hay alguna responsabilidad.
El caso Candela tiene seis detenidos, el primero de ellos el carpintero Altamirano, quien era el encargado de darle de comer al perro de la casa de la calle Kiernan 992 de Villa Tesei, donde según estudios genéticos se determinó que Candela estuvo cautiva.
Altamirano declaró que sólo hizo refacciones en la parte de afuera de la casa y no tiene vinculación con el crimen, pero un testigo de identidad reservada dijo que la niña también estuvo secuestrada en su casa.
Otra detenida es la dueña de la vivienda de Kiernan, Gladys Cabrera, y luego cayó preso el uruguayo Hugo Bermúdez, el más complicado de todos por estar acusado de ser el autor material del homicidio.
También está detenido Fabián Espíndola, que hace trabajos de albañil y fue preso tras un procedimiento en una casa de William Morris, acusado como partícipe necesario y señalado por el testigo reservado.
Los últimos detenidos son el fletero López y el verdulero Fabián Gómez, apresados en Hurlingham, ambos acusados como partícipes necesario en el crimen de Candela, pero quienes ya se declararon inocentes.
Los defensores de ambos adelantaron que la semana próxima ambos serán sometidos a extracciones de sangre e hisopados bucales como se le hizo al resto de los detenidos para comparar sus perfiles genéticos con pruebas que se fueron recolectando en los allanamientos.
Este lunes, se espera que se conozcan los resultados de los exámenes de ADN que ya se hicieron el martes pasado y que permitirían sumar pruebas más contundentes que las declaraciones de testigos reservados para resolver la situación procesal de cada imputado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.