Cadetes realizan recorridas para mejorar la seguridad en el centro de Paraná

Entre 15 a 20 cadetes uniformados realizan la instrucción en la calle y para ello es que son acompañados por oficiales a cargo que los van asesorar. Al mismo tiempo pueden intervenir en situaciones delictivas que ocurran.

Llamó la atención en los últimos fines de semana cómo se había reforzado la presencia de policías en el microcentro de la capital entrerriana. Al observar el personal se verificó que el mismo no portaba armas, porque eran cadetes del tercer año de la Escuela de Policía que profundizaron el plan de formación práctica en distintos sectores de la capital entrerriana.
El director de Institutos Policiales de Entre Ríos, comisario general Jorge Antonelli informó que “el jefe de Policía Roberto Massuh, dio precisas instrucciones para que esto sea normal, y que los cadetes de los cursos superiores tengan un mayor trabajo práctico de cara a su ingreso como oficiales de la fuerza de seguridad y para ello se viene intensificando la formación en la calle de los cadetes que se convierten en observadores”.
“No es la primera vez que se ven cadetes, es conocido que trabajan en eventos deportivos o culturales, tales como el TC, la fiesta de los estudiantes, como también la capacitación en las propias comisarías o bien en distintos sectores de la comunidad”.
Entre 15 a 20 cadetes uniformados, son los que realizan la instrucción en la propia calle y para ello es que son acompañados por oficiales a cargo que los van asesorar en la modalidad de trabajo del un policía. “No queremos que el cadete cuando se reciba, solo tenga una importante formación teórica, necesaria, sino también debe estar capacitado para responder a las expectativas que tiene la sociedad sobre el rol del policía”.
“Esta práctica intensiva, de formación le permite al futuro oficial interrelacionarse con la comunidad, conocer de primera mano sus conductas o sus reacciones”, referenció. La tarea de los cadetes no es similar a la de cualquier policía, ya que no tiene autorización para portar armas, pero si es necesaria la intervención participan de la tarea junto a los oficiales guías que luego comunican del incidente o la situación al comando o a la comisaría para que se continúe con la tarea policial.
Antonelli explicó a diario Uno que “los cadetes cuentan con un estado atenuado en la actividad en la calle y por ello es que con la presencia de los oficiales instructores es que se combinan los operativos preventivos para llevar mayor tranquilidad a la sociedad”.
Se hizo saber desde la Policía de Paraná que los fines de semana se redujeron los arrebatos y hasta situaciones de violencia y este dato no fue menor, porque se registró no solo la mayor presencia de policías, sino también cadetes que realizan la capacitación práctica. Los cadetes efectúan las instrucciones de caminatas, vigilancia o controles de grupos en la Peatonal y el centro de la capital entrerriana. Además se aprovechó la presencia para que realicen coberturas prevencionales en los cajeros automáticos.
Se entendió que por la sola presencia del personal uniformado, los malvivientes directamente optan por reducir las actividades delictivas, al tiempo que a la población le da una sensación de seguridad mayor por las recorridas de los cadetes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.