Boca perdió en debut de gira europea ante el Espanyol

Cayó por 3 a 1, con goles de Osvaldo (2) y Verdu. Cvitanich marcó el descuento.  Con Riquelme a la cabeza, hicieron su presentación Schiavi, Orión y el ex Banfield.  En los próximos días se trasladarán a Londres para enfrentar al Arsenal inglés.Boca Juniors cayó hoy ante el Espanyol de Barcelona, por 3-1, en su debut en la gira europea, mostrando chispas de buen juego pero aún sin la solidez necesaria como para arrebatarle el trofeo Ciudad de Barcelona a los locales sobre el césped del estadio de Cornellà-El Prat.

El equipo de Falcioni abrió el marcador y desatascó el partido en el segundo tiempo con un gol de Cvitanich, pero los “periquitos” consiguieron cambiar la historia con dos tantos de Osvaldo, uno a través de un penal demasiado riguroso –casi inventado- y el otro en una gran jugada.

Verdú, casi en el último minuto, selló el resultado con otro gol de penal también muy dudoso.

El técnico xeneize sacó a la cancha al mejor equipo que tiene en mente, con toda la confianza en Riquelme, que portó la cinta de capitán, para enfrentar a un rival que suele ser un hueso duro de roer en la Liga española, especialmente cuando se enfrenta a un equipo con historia, como Boca, porque entra el juego el orgullo.

Además, siendo el arranque de la gira europea, nada mejor que empezar dando una buena imagen, salir a buscar el partido, para que los jugadores luego tengan una base moral para seguir trabajando y, sobretodo, para cuando les toque enfrentar este fin de semana a un equipo de gran jerarquía como el Arsenal.

Con esta idea, Boca arrancó con fuerza en los primeros minutos aunque poco a poco fue perdiendo agresividad y volumen de juego, y sólo llegó al área rival gracias a algunas chipas de creatividad de Román.

De hecho, a medida que los de Mauricio Pochettino iban ganando confianza, Boca se dedicó básicamente a defender, y si no fuera por una intervención de Schiavi, una de las incorporaciones de la temporada, hubiesen vivido con estupor al Espanyol adelantarse en el marcador tras un error de Clemente en el minuto 17.

Poco después, en el minuto 21, Osvaldo, que había sido el jugador más desequilibrante, le ganó la espalda a la defensa de Boca, pasó a Orión y definió de taquito pero la pelota se fue afuera.

La primera chance clara de Boca llegó en el minuto 31, cuando Riquelme se escapó solo por el medio y remató fuerte pero desviado, sobre el palo izquierdo de Cristian Álvarez.

Viatri, llamado a ser el heredero de Martín Palermo, buscó la pelota pero tuvo poca participación, salvo cuando colgó un disparo que remató con suavidad sobre el arco rival.

En el minuto 43, Boca tuvo una segunda oportunidad pero el disparo cruzado de Rivero, que recibió la pelota tras un rebote, se fue al lado del palo.

Antes de ir al descanso, las fuerzas parecían igualadas, pero todo cambió al regreso. Cvitanich, con picardía, casi supera a Cristian Álvarez, pero el arquero se salvó tras la intervención de un defensor. En la siguiente jugada, el delantero de Boca sorprendió con un cabezazo bombeado y puso el partido 1-0 en el minuto 55.

Pero Osvaldo se escapó y fabricó un penal, tras una falta marcada con excesiva rigurosidad. En el minuto 60, colocó el disparo al ras del suelo sobre el palo izquierdo.

Y el ex Huracán, a quien la hinchada blanquiazul le rogaba desde las tribunas que se quedara, no se quedó ahí. En el minuto 78 aprovechó un rebote tras una jugada de Sergio García y envió la pelota al fondo de la red. Recibió una ovación.

Con muchos menos frescura y energía que al comienzo, Boca pudo empatar a través de Araujo, pero el joven pretendido por el Barcelona no logró definir bien un pase de Sosa desde la derecha.

Y sobre el final Verdú aprovechó otro penal muy dudoso para sentenciar el partido con otro gol desde los 12 pasos. Schiavi, autor de las faltas que provocaron los penales, terminó expulsado. A pesar de la imagen desdibujada que dejó Boca sobre el terreno de juego, la hinchada xeneize integrada por argentinos radicados en Barcelona prometió fidelidad y seguir acompañando al equipo de Riquelme, con la ilusión de ganar el próximo campeonato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.