Belgrano-River: a jugar, a sufrir

Piratas y Millonarios juegan a las 21 en Alberdi el “primer chico” de la promoción. Uno va por el ascenso; el otro, por quedarse en Primera División. Aunque se dijo de todo, la historia de los dos se define en la cancha. Córdoba late por el fútbol.

El fútbol cordobés, que conoce de gestas y también de unas cuantas frustraciones, difícilmente encuentre en su foja un antecedente similar al partido que esta noche jugarán River y Belgrano, con el arbitraje de Néstor Pitana.

Para que quede claro: hubo finales, títulos, ascensos y descensos, pero nunca antes una finalísima ante uno de los grandes (hablando de los dos más grandes) del fútbol argentino. Entonces, cuando en el Gigante se corra el telón, a las 21, estaremos ante uno de esos capítulos únicos que, más allá del resultado, se recordarán por mucho tiempo.

Para el Millonario, la final es por la permanencia; para el Pirata, por el ascenso. Se trata de una diferencia nada sutil, como tampoco lo es el peso de la historia. Todo lo que puede favorecer a Belgrano el envión anímico de una campaña que, a diferencia de su rival, fue de menor a mayor, se equilibra cuando se pone en la balanza todo lo que representa River para el fútbol argentino y el respeto que impone la camiseta con la banda roja en el pecho.

 

Con la cabeza

Al margen de lo estrictamente futbolístico, habrá una “batalla psicológica” en esta serie de promoción. Para la “B”, el desafío será faltarle el respeto a un rival de mucha chapa, aunque devaluado por una sucesión de pasos en falso que lo depositaron en esta instancia no deseada, impropia de sus vitrinas pobladas de trofeos.

Y, para el de Núñez, lo imprescindible para ganar será sobreponerse a sus propios fantasmas y adaptarse al partido “chivo” que Belgrano le planteará hoy en Alberdi y el domingo en Núñez.

 

Con los pies

Pero el fútbol también se juega con los pies. “El Ruso” Zielinski, DT de Belgrano, dispondrá en Córdoba de un esquema que habitualmente utilizaba de visitante, con cuatro defensores con juego aéreo y escasa proyección (Turus, Lollo, Pérez y Tavio), dos carrileros bien abiertos (Mansanelli y Maldonado), dos volantes centrales (Farré y el uruguayo Ribair Rodríguez) y dos en ataque (Vázquez unos metros más retrasado que “el Picante” Pereyra).

¿Y River? Juan José López no confirmó los 11 y se movió con mucho hermetismo desde el arribo a la Docta. No obstante, el esquema sería un 3-4-2-1, con más jugadores para marcar que para atacar: Carrizo; Maidana, Ferrero y Román; Ferrari, Almeyda, Arano y Juan Manuel Díaz; Lamela y Mauro Díaz; y Caruso o Funes Mori.

 

Con el alma

Tal como dijo Juan Carlos Olave en la semana, “un jugador de ellos vale más que todo el equipo de Belgrano”. Sin embargo, el fútbol tiene su impronta y nada tiene que ver con la lógica de los mercados. Por eso la ilusión del Celeste y la incertidumbre de casi medio país que sufre con River.

Córdoba late y Belgrano lleva la bandera. El objetivo es la Primera División, territorio inexplorado desde 2006, cuando el Pirata tuvo que despedirse con la cabeza gacha. El tiempo que pasó es demasiado para una provincia que respira fútbol y todavía no se explica tanta ausencia. El camino está marcado, aunque el precio sea mandar al descenso al más ganador del fútbol argentino.

– Probables formaciones –

Belgrano: Juan Carlos Olave; Gastón Turus, Luciano Lollo, Claudio Pérez y Cristin Tavio; César Mansanelli, Guillermo Farré, Ribair Rodríguez y Juan Maldonado; Franco Vázquez y César Pereyra. DT: Ricardo Zielinski.

River: Juan Pablo Carrizo; Jonatan Maidana, Alexis Ferrero, Adalberto Román y Juan Manuel Díaz; Paulo Ferrari, Matías Almeyda y Carlos Arano; Erik Lamela; Mariano Pavone y Leandro Caruso o Mauro Díaz. DT: Juan José López.

Estadio: Belgrano de Córdoba.

Árbitro: Néstor Pitana.

Hora de inicio: 21 con televisación de Canal 7 y TyC Sports.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.