Argentina no mostró nada y fue vapuleada por Nigeria

El Sub 25 que armó Batista cayó 4-1 en el amistoso en Abuja. Fue una demostración preocupante, más allá de que este plantel no conforma la base que jugará la Copa América.

La versión Sub 25 de la Selección redondeó una inesperada actuación en Nigeria y cayó por 4-1 ante el local en un amistoso. El equipo de Batista jugó un muy mal partido y fue ampliamente superado por su rival, que se impuso por su potencia física y su velocidad. El domingo habrá otra prueba: en Varsovia ante Polonia.

La apuesta de Sergio Batista de un 4-3-3 marcaba de entrada la voluntad de atacar a Nigeria. Los primeros minutos del amistoso en Abuja mostraron un desarrollo favorable al Sub 25, que no tuvo llegadas claras pero mostró buen manejo de pelota y la posibilidad de golpear en cualquier momento. Pero falló en la puntada final y, cuando tropezó en el área propia, no lo perdonaron.

No había llegadas relevantes para ninguno de los dos equipos hasta que a los 9 minutos Ikechukwu Uche aprovechó un buen desborde por la derecha que encontró desarticulada a la defensa. El delantero tuvo tiempo de darse vuelta en el área, remató desde el borde del área chica y su tiro, rebotado en Garay, se coló por encima de Gabbarini. Era el 1-0 y el festejo grande para el público local.

El gol fue un cimbronazo para Argentina, que empezó a padecer cada vez más con o sin la pelota. Peor todavía cuando el árbitro nigerino inventó un penal de Federico Fazio y Nsofor aprovechó para aumentar. El equipo de Batista, después de la buena impresión inicial, ya no mostraba más que buenas intenciones.

Encima llegó otro duro golpe. El local marcó el tercero con un cabezazo de Ikechukwu Uche y le puso ya en el primer tiempo cifras de goleada a su superioridad. Se fueron al vestuario con una realidad preocupante para Argentina, más allá de que este grupo se formó para probar y no es la base con la que se encarará la Copa América.

Pero en el segundo tiempo no combiaron las cosas. Porque Nigeria siguió jugando a pura velocidad y Argentina volvió a ser un cúmulo de buenas intenciones. Pero nada más que eso. Y así llegó el cuarto. Emmanuel Emenike fue esta vez quien batió el arco de Gabbarini para elevar las cifras a una goleada inesperada para Checho y para cualquiera.

Sobre el final, el árbitro nigerino cobró un penal que el solo vio y Argentina llegó al descuento por un disparo de Mauro Boselli. Y no hubo tiempo para más.

La primera prueba del experimento temrinó con resultados altamente negativos: la lesión de Oscar Ustari fuera de la cancha y esta goleada adentro. ¿Lo positivo? Checho pudo tener una prueba mirando más allá de la Copa y hasta vio en cancha a Pablo Zabaleta y Ezequiel Garay, dos que están incluidos en la preselección para el torneo continental. Eso, nada más que eso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.