Aceptaron a la madre de Candela como particular damnificada en la causa

La madre de Candela Rodríguez, la niña de 11 años asesinada en agosto pasado en el partido bonaerense de Hurlingham, fue aceptada ayer  por la Justicia como particular damnificada en la causa.

La madre de Candela Rodríguez, la niña de 11 años asesinada en agosto pasado en el partido bonaerense de Hurlingham, fue aceptada ayer por la Justicia como particular damnificada en la causa y mañana declaran algunos de sus familiares.

Consultada sobre el estado de Carola Labrador, su abogado Fernando Burlando dijo esta tarde al retirarse de los Tribunales de Morón que «está abatida, dolorida por lo que le sucedió y día a día va comprendiendo más lo que le sucedió».

«Es realmente increíble cómo uno la ve más deteriorada a medida que pasan las horas», señaló el letrado y agregó: «Mañana vienen familiares de Candela a declarar, entre ellos, una sobrina de Carola».

Sobre la posibilidad de que a raíz de la confesión de un detenido en la causa haya un supuesto nuevo prófugo, como lo mencionó el abogado Matías Morla, defensor del carpintero Ramón Altamirano, Burlando dijo que ese buscado «es de otra causa».

«Es una persona que, aparentemente, aparece, tal vez, con algún vínculo con la investigación pero en realidad la orden de captura es de otra causa, no de esta (…). Me parece que es de otro homicidio», indicó el letrado.

«Estamos hablando de cosas que no suceden: la confesión no sucedió y acá no hay ninguna persona prófuga», aseguró Burlando, quien consideró como «grave» esa situación y recordó que, según él, «se ha instalado un preconcepto, prejuzgamiento, respecto de la mamá».

«Yo garantizo que la gente que está trabajando acá, es honesta e incapaz de sembrar, plantar o colocar cosas que no son de un lugar en otro determinado lugar», añadió.

Más temprano, fuentes vinculadas a la pesquisa informaron a Télam que los primeros cotejos de ADN
realizados en la causa dieron resultado negativo, en tanto los investigadores procuraban localizar a un décimo sospechoso mencionado ante la Justicia por uno de los detenidos.

Estos voceros precisaron que los resultados de los estudios genéticos que llegaron a manos del fiscal de Morón a cargo de la causa, Marcelo Tavolaro, eran «parciales» y que restaban realizar muchos más cotejos.

En principio, los análisis realizados corresponderían a los comparativos de ADN de los seis detenidos en la causa con muestras obtenidas en tres allanamientos, uno de ellos en la casa del apresado Hugo Bermúdez, en Avellaneda 290, de Morón.

Los voceros aclararon que aún no se realizaron, entre otros, los cotejos entre los apresados y el material levantado de la casa de Kiernan 992, donde se cree que Candela estuvo cautiva.
El abogado Morla afirmó en tal sentido que más allá de los ADN negativos hay elementos para dictar la prisión preventiva de la mayoría de los acusados.

Además de Altamirano, por el crimen están detenidos Gladys Cabrera, la dueña de la casa de Villa Tesei donde se halló el ADN de Candela; el uruguayo Bermúdez; el albañil Alberto Espínola; el fletero Guillermo López; y el verdulero Fabián Gómez.

Todos están acusados de ser «partícipes necesarios» del crimen, excepto Bermúdez, a quien el fiscal Tavolaro imputó como «autor material» del homicidio.

Además, los torneros Alfredo Monteros y su hijo del mismo nombre, y el fletero Gustavo Valenzuela fueron detenidos y luego liberados ya que se les imputa el delito de «encubrimiento agravado», que es excarcelable.

Candela desapareció el 22 de agosto pasado, cuando salió de su casa de Villa Tesei, partido de Hurlingham, y tras nueve días de búsqueda fue encontrada asesinada a 35 cuadras de su casa, en esa misma localidad de la zona oeste del conurbano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.