Sigue la sequía y “es probable que se prolongue hasta octubre”

Eduardo Sierra, especialista en agroclimatología, alertó que no repusieron las reservas de humedad y que es probable que la sequía se prolongue hasta octubre. El clima le dio una tregua al campo y volvió a poner en carrera a la soja.

Con aportes importantes de lluvias en varias de las zonas más afectadas por la escasez de precipitaciones, el clima le dio una tregua al campo y volvió a poner en carrera a la soja, el principal cultivo del país que, por esta época, viene atravesando un momento de alto requerimiento de agua.

Sin embargo, para los especialistas del sector privado, todavía no puede decirse que la sequía se haya cortado, ya que la previsión hasta marzo es que las precipitaciones continúen en un nivel por debajo de lo normal.

Pero no todos opinan igual. En el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), observan que las lluvias empiezan a «regularizarse».

En un comunicado, el Proyecto GEA (Guía Estratégica para el Agro) dela Bolsade Comercio de Rosario señaló que las precipitaciones sobre la zona agrícola núcleo, donde están las tierras más productivas y que comprende el sur de Santa Fe, el sudeste cordobés y el norte bonaerense, estuvieron entre 6 y65 milímetros. Pero la entidad advirtió que las precipitaciones mayores a los40 milímetrossólo cubrieron el 25 por ciento del área núcleo.

«Esta franja atraviesa el sur de Santa Fe, se extiende al sur de los departamentos cordobeses de Unión y Marcos Juárez y a una pequeña zona del nordeste de Buenos Aires hasta la localidad de Rojas, donde se destaca el mayor monto registrado, con65 milímetrosrecibidos», señalóla Bolsarosarina. «Las lluvias han traído un importantísimo alivio al cultivo de soja en la región», añadió.

Según relevamientos de productores hubo, no obstante, lugares puntuales con precipitaciones aun mayores, como los107 milímetrosen Tres Lomas, en el oeste bonaerense, y90 milímetrosen Laplacette, cerca de Junín, entre otras localidades.

Inclusive, en cercanías de Los Toldos, en el partido de General Viamonte, hubo una granizada fuerte que destruyó lotes enteros de soja. «Hubo una pedrada fuerte y hay campos donde se llevó toda la producción», expresó Julieta Lastra, presidenta dela Asociación Ruralde General Viamonte.

 

La sequía sigue

 

Para Eduardo Sierra, especialista en agroclimatología, «las precipitaciones recibidas contienen el daño» y dan «un nuevo margen para tirar entre siete y diez días hasta que vuelva a llover». Aunque, para Sierra, las lluvias «no repusieron las reservas de humedad». Y remató: «La sequía sigue».

Trazando un paralelismo con el fútbol, indicó que por ahora la soja salió «del repechaje», pero durante febrero debería recibir todas las semanas una lluvia para «no irse al descenso». También dijo que el cultivo va a tener que ganar «partidos» en marzo.

 

«Las próximas lluvias se prevén para el 3 de febrero, de aquí a diez días, así que en los días previos vamos a volver a estar al borde del desastre. Precisó que la soja necesitará recibir100 milímetrosdurante febrero y que debería haber otros150 milímetrospara que el suelo reponga su humedad. «Desde que empezó la campaña, llovió el 60 por ciento de lo normal», explicó.

Para Sierra, la sequía aún no se cortó y «es probable que se prolongue hasta octubre, igual que ocurrió en 2009».

Adriana Basualdo, meteoróloga dela Consultorade Climatología Aplicada (CCA), sostuvo que «las reservas» de agua siguen siendo inferiores a las normales.

«La situación para el maíz prácticamente no cambió. Lo que se perdió ya no se podrá recuperar. Para la soja es un aporte muy alentador, aunque el déficit anterior era importante y en la mayor parte de los casos aún las reservas siguen siendo inferiores a las normales para la época del año», graficó.

En este contexto, José Luis Aiello, director científico del Proyecto GEA, opinó: «Mi escenario de acá a marzo es que va a seguir seco. Será predominante de lluvias por debajo de lo normal y temperaturas por encima de lo normal».

Pese a las últimas lluvias, para Aiello «no hay ningún argumento» de que las precipitaciones hayan comenzado a regularizarse o que continúen en este ritmo durante febrero. «Eso es una expresión de deseos; ojalá así fuera», opinó. «Estamos en una situación donde llueve por debajo de lo normal», añadió Aiello.

 

Frecuencia

 

Mientras tanto, Pablo Mercuri, director del Instituto de Clima y Agua del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), consideró que «a partir de febrero» las precipitaciones comenzarán a «regularizarse» y ser más frecuentes.

«Este evento permite una gradual mejora de la situación y a fines de mes y la primera semana de febrero hay probabilidades de lluvias generalizadas en toda la región», evaluó el experto.

Mercuri dijo también queLa Niña, que ocasiona lluvias por debajo de lo normal, «comienza a debilitarse». No obstante, recordó el especialista que durante el trimestre enero/marzo se registrarán precipitaciones normales o inferiores a lo normal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.