Murió un hincha brutalmente agredido en Gualeguaychú

Marcelo Melgar, de 42 años y simpatizante del club Sarmiento de esa ciudad entrerriana, fue atacado por hinchas de Unión del Suburbio, en la previa del partido que disputaron el domingo. Lo internaron de urgencia y lo operaron, pero no lograron salvarle la vida.

Golpeado, pateado en el suelo, muerto. Marcelo Melgar es una nueva víctima del fútbol violento e irracional. Su muerte fue ayer lunes, a las tres de la tarde en Gualeguaychú, tras ser agredido brutalmente el domingo antes del partido entre Unión del Suburbio y Sarmiento, ambos de la categoría Ascenso de la Liga Departamental de fútbol de Gualeguaychú.

Desocupado, de 42 años, la víctima se encontraba con otros hinchas de Sarmiento –rival de Unión- cuando en un momento se separó de sus compañeros y fue visto, al parecer, por hinchas rivales que lo golpearon y derribaron. El hombre presentaba un puñetazo en el ojo izquierdo, hematomas, un coágulo cerebral, traumatismo de cráneo y fractura en la base del cráneo y la columna.

A pesar de que hubo llamados al Hospital Centenario local, la ambulancia no llegó. Así, Melgar fue trasladado en una camioneta particular por uno de los dirigentes de Sarmiento. Quedó internado en terapia intensiva y fue operado en las primeras horas del lunes. Pero tuvo muerte cerebral durante la madrugada y finalmente se produjo su deceso a media tarde de ese día.

La cancha de Unión tiene dos entradas. La que usó Melgar es para la hinchada de ese club y la visitante debe usar la otra, en Maipú y Etchevehere. Melgar era de los visitantes y, según testigos, se separó del grupo de 70 hinchas de Sarmiento con el que llegó e ingresó por la entrada equivocada. Las primeras pericias indican que habría estado alcoholizado. Allí, hinchas de Unión lo golpearon, derribaron y comenzaron a patearlo en el suelo.

En la previa, el partido entre Unión y Sarmiento estaba considerado de alto riesgo. Por eso, la Policía había dispuesto refuerzos.

El expediente se caratuló como «lesiones seguidas de muerte» y la causa se encuentra en el Juzgado de Instrucción Nº 1, a cargo de Eduardo García Jurado. El tumulto del momento impidió a los policías que se encontraban en la cancha identificar a los culpables.

Entre el dolor de la muerte y el reclamo de justicia, los familiares de Melgar se encontraban sumamente molestos porque el ataúd donde fue colocado el cuerpo tras retirarlo de la morgue estaba ya cerrado en el velatorio. «No lo podemos siquiera ver», dijeron. La razón habría sido la desfiguración que el hombre presentaba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.