Murió la joven baleada en pelea de padre e hijo

Gilda Klocker murió hoy en Paraná. Jonathan Dayer y su padre Julio serán imputados por homicidio.

El pronóstico para Gilda Estefanía Klocker era el peor desde el mismo domingo a la noche, luego de que fuera baleada en la cabeza en la pelea que protagonizaban su novio y su yerno, en la zona este de Paraná. Finalmente, la joven de 20 murió hoy. Su novio, Jonathan Dayer, de 24 años, fue detenido el mismo día del hecho, en tanto mientras se buscaba a su padre Julio Dayer, de 65, se supo que se entregó hoy en la Fiscalía, y también será acusado del homicidio. Se informo que donarán los órganos de la víctima.

La tragedia sucedió en la noche del domingo en una vivienda de la zona este de Paraná, donde una pelea familiar derivó en un forcejeo entre padre hijo. La investigación a cargo del personal de la comisaría 15ª y la División Homicidios pudo determinar, en base a los testimonios reunidos en el lugar del hecho, que existió una pelea entre los Dayer, padre e hijo, por motivos que aún no están del todo claros.

Según reconstruyeron los investigadores policiales en la causa que instruye la fiscal Melisa Saint Paul, todo sucedió alrededor de las 20.03 en la zona de calle Miguel David y Gobernador Parera, más precisamente sobre la vereda del predio donde está la casa del padre y a unos metros la del hijo. En un momento, Jonathan totalmente ofuscado fue a su precaria vivienda ubicada a pocos metros, en el mismo predio, y buscó una escopeta. Mientras amenazaba a su padre con matarlo, ambos forcejearon y en esa pelea el arma se disparó (alguno de los dos apretó el gatillo) y el proyectil impactó en la cabeza de la chica que estaba a unos metros. En el lugar había otros tres familiares que presenciaron el suceso y declararon a la Policía lo que ocurrió.

Gilda era novia de Jonathan Dayer y es oriunda del barrio Las Flores de Paraná, pero hace un par de meses se había ido a convivir con el muchacho, quien fue detenido en el lugar del hecho y se encuentra alojado en la Alcaidía de Tribunales, en tanto que Julio Dayer, suegro de la víctima, se escapó y hasta anoche seguía siendo buscado por la Policía, entre los rumores de que se iba a entregar a la Justicia.

En la escena del crimen intervinieron además los efectivos de la Dirección Criminalística, con las pericias correspondientes y el relevamiento de evidencias.

Ahora quedará por resolver en la causa qué tipo de delito se imputa a padre e hijo, ya que si bien manipulaban un arma de fuego, no tenían intención de matar directamente a Gilda, aunque era evidente para todos que el accionar que estaban llevando adelante podía causar la muerte de cualquiera que se encontrara en las cercanías. Posiblemente en la causa disputen las versiones del homicidio simple con la del homicidio culposo.

Hace 16 años, Julio Alberto Dayer fue acusado de matar a un hombre de un escopetazo en la zona de Las Piedras, en Paraná, pero lo absolvieron porque para el Tribunal, en el juicio no se probó su autoría porque el único testigo estaba muy ebrio. Hace cuatro años, su hijo Jonathan Alberto Dayer mató de un escopetazo a un hombre que intentaba agredir a su madre, y recibió una pena de prisión condicional por el delito de homicidio simple en exceso de legítima defensa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *