Lucila: “Me quieren meter presa toda la vida por algo que no hice”

El fiscal y la querella pidieron perpetua para la acusada. Su defensa, la absolución.

El fiscal de San Isidro, Alejandro Guevara, pidió ayer que se condene a prisión perpetua a Lucila Frend, al acusarla de haber asesinado a su amiga Solange Grabenheimer en enero de 2007, en el departamento que ambas compartían en el partido de Vicente López. Cuando terminó la audiencia, la acusada dijo en la puerta del tribunal: “Me quieren meter presa toda la vida por algo que no hice” .

En su alegato, el fiscal consideró a Frend autora de “homicidio calificado por alevosía y ensañamiento”. Y consideró como agravante la íntima relación que tenía con la víctima.

Tras escuchar el pedido del fiscal, la joven acusada se quebró y empezó a llorar abrazada a sus dos abogados. Del otro lado, la mamá de la víctima, Patricia Lamblot, también se secaba las lágrimas, abrazada a su hijo. Enseguida, Lucila miró a Lamblot y le dijo: “Te puedo mirar a los ojos, Patricia.

Te miro y te digo que yo no le hice nada a Sol.

Cuando quieras, juntate conmigo. Estoy disponible. Tengo compasión por vos porque te metieron esto en la cabeza”.

La acusación del fiscal demandó una hora y cincuenta minutos, ya que debió leer despacio por un corte de luz que dejó sin computadora al secretario de la sala, que terminó tomando nota a mano . “Este Ministerio Público Fiscal está en condiciones de afirmar que el 10 de enero de 2007, entre la 1 y las 7 de la mañana, la encartada Frend, que vivía con Solange, procedió a matarla con ensañamiento, tormentos y alevosía, aprovechando el estado de indefensión ”, comenzó el fiscal .

Luego Guevara se dedicó a explicar que la muerte se había producido por cuatro heridas con un arma blanca, y descartó el estrangulamiento.

Para su alegato, Guevara tomó de base varias declaraciones de distintos peritos durante el debate y así fue que dijo que “la secuencia de muerte fue de varios segundos, con inmovilizaciones y lesiones que tenían un mensaje: “Así vas a aprender, así vas a entender” .

En algunos momentos del relato, el fiscal hablaba no sólo mirando a los jueces sino al público, que ayer colmó la pequeña sala, y hasta a la acusada. Ella –con jeans, pulover gris y bufanda rosa– no dejó de prestarle atención.

 

Guevara consideró luego que “el autor era zurdo, tal como Lucila, que tomó a la víctima de atrás y por sorpresa, ya que no necesitaba mucho peso para dominarla porque estaba dormida, indefensa”.En dos puntos del alegato, el fiscal comparó el caso y el juicio con el llevado adelante a Carlos Carrascosa por la muerte de María Marta García Belsunce. Y recordó la sentencia condenatoria en ese caso, sobre todo cuando se refirió a “la inexistencia clara del móvil del crimen”.

“Frend es una psicópata, mendaz. Y si bien no es necesario probarlo, está descartado el robo y el abuso sexual y en este hecho, en base a lo dicho por algunos peritos, hubo mucha bronca y es considerado pasional, desde la ira”, argumentó el fiscal. De todas formas, Guevara mencionó como posible móvil del crimen un episodio en el que un ex novio de Lucila intentó seducir en el PH a Solange. “Para la imputada fue un hecho de traición. Esta es la otra cara de moneda que los peritos han visto sin ver a la víctima”, afirmó. A sus dichos y pedido adhirió el abogado de la familia, Roberto Damboriana.

Por su lado, los abogados de Lucila pidieron que la joven sea absuelta por “falta de pruebas”. En su alegato, sostuvieron: “¿Cómo probamos que el agua está mojada o que el cielo es azul? ¿La vamos a condenar porque es zurda, porque es fría, porque le usó el desodorante a Solange? Estamos frente a una argumentación de palabras vacías con la que se intenta encerrar de por vida a una chica inocente ”.

También dijeron que, de los ocho peritos que declararon en el debate, seis aseguraron que el crimen se cometió en un horario en que Lucila ya no estaba en su casa .La sentencia se conocerá el martes próximo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.