Laura Fidalgo contrajo dengue

La bailarina ya está mejor de salud, pero atravesó momentos complicados. En principio pensó que le había caído mal una hamburguesa.

A pesar de que hasta el momento no lo había hecho público, la bailarina Laura Fidalgo reveló recientemente que tiene dengue, y que más allá de que ahora está mucho mejor, lo cierto es que por momentos sintió que se moría de los dolores que tenía.

Fidalgo salió al aire en el programa El Show del Problema, de Canal 9, para contar sobre su estado de salud, luego de haber atravesado 14 días complicados tras haber sido picada por un mosquito Aedes Aegipty, transmisor del dengue.

Según dijo, hace dos semanas comenzó a sentirse mal, aunque con el correr de los días los dolores se fueron intensificando, y sufrió mucho.

“Tener dengue es horrible y hay que darle mucha difusión. Se habla del coronavirus, pero también hay que hablar del dengue. Yo ya estoy en el día 14, saliendo del proceso, pero es terrible”, dijo al principio de la charla.

Luego, la bailarina aclaró que hace dos semanas debió ir de urgencia a buscar unos papeles a su escuela de danza, y que como estaba apurada, se compró una hamburguesa, algo que no muy a menudo hace.

“Ese día me sentí mal, pero pensé que era algo momentáneo. Al otro día tomé sol y no me puse repelente. Volví a tener náuseas más intensas. Yo pensé que eran náuseas porque me había caído mal la hamburguesa. Creí que me había intoxicado”, aclaró.

Sin embargo, en lugar de mejorar, las cosas empeoraron, porque incluso comenzó con fiebre, lo que hizo que tuviera que llamar a su médico para preguntarle qué podía ser.

“Nunca pensé en que podía tener coronavirus ni dengue, pensé que estaba intoxicada”, comentó, aunque unos días después, como seguía con fiebre, recibió en su casa a una médica que le dijo que por la sintomatología que presentaba, podía ser que tuviera dengue.

“Fue terrible. Te sentís morir. Los dolores son terribles”, dijo, y ante una pregunta de parte del panel del programa, confesó que sintió miedo de perder la vida. “En un momento sí. No tenés fuerza. Iba al baño porque tenía que ir, pero no te dan ganas de levantarte”, sostuvo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *