Falleció a los 52 años Hugo Maradona, el hermano menor de Diego

El ex futbolista sufrió un paro cardíaco en su casa de Nápoles. El Turco tenía 52 años y vivía desde hace unos ocho años en la ciudad italiana, donde Pelusa fue ídolo absoluto.

El ex futbolista Hugo Maradona, hermano de Diego, murió este martes a los 52 años de un paro cardíaco, en su casa de Nápoles. Según informó La Gazzetta dello Sport, se descompensó en su casa de Monte di Procida, donde vivía desde hace unos ocho años.

Como Diego, Hugo también empezó a jugar al fútbol de chico. Las divisiones inferiores las hizo entre Argentinos Juniors, donde debutó en Primera División y logró la Copa Interamericana de 1986, en Trinidad y Tobago.

Cuando Diego ya estaba consagrado en «El Bicho», Hugo era alcanzapelotas, guiado por Francisco Cornejo. De muy joven fue vendido por Argentinos a Italia y luego continuó su carrera en Japón, Venezuela, Austria, Puerto Rico y Estados Unidos.

En los últimos años se desempeñó como entrenador del Real Parete, club de la tercera categoría. En marzo de 2020 el coronavirus destruyó los proyectos.

Hace un mes, cuando se cumplió un año de la muerte de Diego, Hugo fue a Nápoles a homenajear a su hermano y dio una emotiva entrevista, en la que dejó varias anécdotas y definiciones.

«Es un día difícil. Pero bueno, hay que recordarlo con alegría. Queremos que pase el día rápido. Aparte se te pasan miles de recuerdos por la mente y es duro. Prometí no llorar, pero es duro», expresó «el Turco» en ESPN F90.

Y destacó: «Perdón por las lágrimas. Conmigo era más exigente que con los demás porque tengo un carácter fuerte también. Lo enfrentaba y es lo más lindo del recuerdo que tengo. Ese carácter que tenía yo se lo alimentaba peleándonos, discutiendo cosas de la vida y gracias a Dios tengo el apellido que tengo gracias a mí papá y gracias a él».

Antes, en una entrevista con Clarín, también habló de la muerte de su hermano y la posibilidad de un «reencuentro» después de la muerte: «Cada uno cree en Dios como puede, yo sí creo en un reencuentro. Dios es grande y sabe lo que hace, hizo y va a hacer. Me imagino el reencuentro en una mesa, con mis padres, riéndonos y discutiendo, lo que hacíamos siempre, porque discutíamos mucho».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *