Condenaron a 6.060 años de cárcel a cuatro ex militares de Guatemala

Cada uno de los ex uniformados recibió esa pena por la matanza de 201 campesinos en 1982. Más de la mitad de las víctimas eran menores de edad.

La histórica sentencia fue emitida por el Tribunal de Alto Riesgo, que concluyó que los ex integrantes del grupo elite Kaibil del Ejército guatemalteco Daniel Martínez, Manuel Pop, Reyes Collin y Carlos Carías, son responsables de delitos de lesa humanidad por el asesinato colectivo de los 201 campesinos, entre ellos más de un centenar de menores de edad.

Sin embargo, los cuatro condenados por el delito de asesinato solo deberán cumplir efectivamente la pena máxima de 50 años de cárcel cada uno, como dicta el Código Penal guatemalteco, según explicó la jueza que leyó la sentencia, Patricia Bustamante.

A esa pena se sumaron otros 30 años por el delito de incumplimiento de deberes contra la humanidad, lo que hace un total de 80 años de condena efectiva para cada uno de los ex militares, dijo la jurista.

La presidenta del Tribunal de Alto Riesgo, la jueza Jazmín Barrios, explicó que la sentencia debe ser confirmada por un tribunal de ejecución penal en los próximos días.

La suma de 6.060 años es el resultado de sumar 30 años de cárcel por cada uno de los 201 asesinatos, más 30 años por el delito de incumplimiento de deberes contra la humanidad, de acuerdo a la explicación judicial.

A Carías, por su parte, se le impusieron otros 6 años de cárcel por el delito de hurto agravado, al haberse confirmado que saqueó la comunidad después de la matanza, por lo que deberá pagar en total 86 años de prisión.

En su resolución, el Tribunal de Alto Riesgo explicó que fueron clave para la sentencia los testimonios de dos ex militares también miembros del grupo Kaibil, César Franco y Flavio Pinzón, testigos de la Fiscalía y que están radicados en México.

La versión de estos dos ex militares, indicó la resolución judicial, confirmó la presencia de Pop, Collín y Martínez en el lugar de la matanza, así como la colaboración que dio Carías a la patrulla Kaibil para que perpetrara la masacre.

Bustamante afirmó que en el juicio quedó demostrado que los militares actuaron de forma planificada, con «ensañamiento» y «perversidad» contra la población civil de Las Dos Erres, que solo se dedicaba a la agricultura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.