Claves para ahorrar luz con la llegada del inverno

El consumo de cargadores y electrodomésticos que no están siendo utilizados representa entre un 7% y un 15% de la factura de un hogar

Ahorrar energía requiere de cambios de hábitos del consumidor para incorporar prácticas de uso responsable de la electricidad con las cuales cuidar el medio ambiente y, a la vez, el bolsillo. Con la llegada del invierno, con los días más cortos y las bajas temperaturas, es importante no recaer en el consumo desmedido para evitar picos en la facturación.

La primera clave es obtener información para tener previsibilidad sobre el consumo y reducirlo mes a mes. Es necesario aprender a interpretar la factura para entender el uso en el hogar y saber cuánto se consume entre el tiempo de consumo y el momento en que finalmente llega la boleta.

Las compañías de energía dividen a los usuarios entre pequeños y grandes consumidores según lo que consumen por mes. La variación en la categoría arranca en 400kw para los primeros y de 600kw en adelante para los segundos. A su vez, los productos según su voltaje se agrupan en bajo, medio y alto consumo. Establecer una prioridad de uso según su necesidad permite acercarse a un consumo más consciente y moderado.

“Se recomienda conocer la categoría y el tipo de tarifa para poder comparar la última factura con la anterior y ver si hubo un cambio en el tipo de tarifa por el aumento del consumo. Es importante también ver cuánto consume cada artefacto, porque da una idea de cómo poder tener un consumo más inteligente”, señalaron desde Edenor.

Las tarifas se componen por un cargo variable que es la energía en kw consumida en el mes, cargos fijos que responden a los costos del uso de las instalaciones de la red eléctrica y su mantenimiento y por último los impuestos, como el IVA y tasas municipales de alumbrado.

Consumo invisible
El consumo fantasma o stand by representa entre un 7% y un 15% de la factura. Esto tiene que ver con el uso de cargadores y electrodomésticos que, si bien no se están usando, consumen energía. Es importante desconectar los cargadores de celular, notebooks y tabletas, así como también todo electrodoméstico que no requiera un uso inmediato, como televisores, hornos eléctricos, tostadoras, licuadoras y otros productos similares que también consumen una pequeña cantidad de energía cuando no están siendo utilizados.

Para el caso de los cargadores la clave es desconectarlos cuando la batería ya está completa para evitar el consumo residual de electricidad.

Lámparas
Incorporar lámparas de led fluorescentes y halógenas es un primer paso a la iluminación del hogar de bajo consuno. Estas cuentan con una etiqueta de eficiencia energética obligatoria. Las de clase A o superior permiten un mayor ahorro de energía. Son más caras, pero a la larga representan un gran ahorro, porque no solo consumen menos, sino que tienen más duración que las bombillas comunes.

Uso de electrodomésticos
De acuerdo con datos de Edenor, los productos que más consumen por hora son los caloventores (2kw), las estufas de cuarzo (1,4kw), los hornos eléctricos (1,04kw) y las hornallas eléctricas (1kw). Los que menos consumen son los televisores (0,28kw), las lámparas (0,09kw), ventiladores (0,08kw) y heladeras.

La heladera si bien es de bajo consumo (0,05kw por hora), al tener un uso constante destinado a no cortar la cadena de frío y conservar los alimentos, puede llegar a representar hasta un 30% del consumo total del hogar. Se recomienda ubicarlas en lugares frescos de la casa, donde no le de la luz solar de forma directa y que esté alejada de hornos, estufas y otras fuentes de calor que la fuercen a refrigerar más para poder mantener los productos alimenticios.

Medidores de energía
Con la precaución de no tocar el medidor, se puede verificar el consumo en el lugar donde se encuentra ubicado para ver el números de kw que consumió la unidad.

El avance de la tecnología está permitiendo la aparición de medidores inteligentes con los que los usuarios pueden registrar en tiempo real su consumo. En el país se realizaron pruebas piloto con grandes clientes, como industrias que tienen un consumo intensivo de luz, a las que se les proporcionó la tecnología para que puedan conocer su uso por minuto.

(Jesús Allende – La Nación)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *