Censo 2022: “¿Qué pasa si no estoy en mi casa?” y otras dudas

Cerca de 500 mil censistas recorrerán en ocho horas todas las casas del territorio nacional para saber cuántas personas viven en la Argentina y cómo. Las principales consideraciones del Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas, un suceso que se repite una vez cada década.

El 15 de septiembre de 1869, bajo la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento, se realizó en el país el primer censo en la Argentina. Los resultados fueron publicados tres años después: había 1047 curanderos y 70 arquitectos, contabilizaba a “dementes, cretinos, estúpidos” -también a los sordomudos y a los ciegos-, en el territorio se repartía un habitante cada dos mil kilómetros cuadrados, vivían en el país 1.877.490 personas. Pasaron 55.762 días -más de un siglo y medio- y otros nueve relevamientos. El undécimo censo de la historia argentina ya está en curso. Tiene un nombre más protocolar -Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas- y es el primero que combina dos modalidades: digital y presencial.

Un censo es, según la propia definición del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), el organismo encargado de coordinarlo, un recuento de personas, hogares y viviendas en un momento determinado en el territorio nacional. Su propósito es “cuantificar y caracterizar los hogares, las viviendas y la población del país. “Se podrá saber cuántos somos, cómo somos y cómo vivimos. Los censos son la herramienta que permite planificar a largo plazo hacia dónde queremos ir como país”, describió el director del Indec, Marco Lavag

Por eso la obligatoriedad, por eso el feriado. ¿Es obligatorio? Sí, lo es: “todas las personas que habitan el territorio nacional tienen que responder las preguntas incluidas en el cuestionario censal, según el artículo 17 del Decreto 726/2020″, explican desde el Indec. ¿Es feriado? Sí, lo es. La Ley N° 24.254, sancionada el 13 de octubre de 1993 y promulgada el 11 de noviembre de ese mismo año, declara feriado nacional “al día de cada año en el que se efectúe el Censo Nacional de Población y Vivienda”. Obedece a la razón de que la mayoría de los habitantes del país permanezcan en sus hogares para contribuir al normal desarrollo del relevamiento.

La normativa dice que el Día del Censo deberán permanecer prohibidas hasta las ocho de la noche “las funciones teatrales, exhibiciones cinematográficas, competencias deportivas y en general toda clase de espectáculos y reuniones públicas al aire libre o en recintos cubiertos, los restaurantes, confiterías, casas de expendio de bebidas y similares, rotiserías, panaderías y en general todo comercio de venta de artículos alimenticios y de bebidas y clubes”. Quedan afectadas todas las actividades comerciales, los shoppings, los supermercados, los bancos. El transporte público respetará un cronograma de feriado.

Lavagna respondió con alusivas el cumplimiento riguroso de esta medida: “Los controles no son parte de las atribuciones que tiene el instituto: serán las provincias y los organismos quienes lo hagan, en todo caso nuestra tarea es resaltar la necesidad y la importancia de los datos censales. Es una información muy estructural absolutamente vital. Nuestro compromiso, más que ir por las restricciones, va por el lado de poder concientizar sobre la importancia que tienen los datos”.

¿Pero hay multas? Sí, en teoría hay. El artículo 15 de la Ley N° 17.622, sancionada el 25 de enero de 1968, publicada en el Boletín Oficial seis días después y que instrumenta la creación del Indec, es clara: “Incurrirán en infracción y serán pasibles de multas (…) quienes no suministren en término, falseen o produzcan con omisión maliciosa las informaciones necesarias para las estadísticas y los censos a cargo del Sistema Estadístico Nacional”. Las sanciones pueden ir desde 1.076,36 hasta 106.799,35 pesos, según la gravedad del fallo.

Pero el espíritu del censo no es el de castigar ni condenar la mala predisposición de los habitantes. Para las autoridades del organismo regulador, el censo, un hecho que se repite una vez por década, esconde una suerte de romanticismo patriótico, supone la celebración de un acto de civismo. Las multas existen pero no están en los planes de las autoridades perseguir a los infractores. “En la sociedad argentina hay conciencia de su importancia. La gran mayoría de gente se presta para contestar de buena manera”, soslayan desde el Indec.

Aunque obligatorio y, a efectos de la ley, punible de sanción, el objetivo tampoco es recluir a la población puertas adentro. El censo digital no sustituye al presencial: solo lo complementa y contribuye a facilitar el procedimiento de carga. “Si bien el Censo incluye la posibilidad de autocensarse en línea, el método sigue considerando que una persona censista visite cada vivienda para asegurarse que toda la población, los hogares y las viviendas del territorio argentino hayan sido contados”, afirman desde el Indec. Por eso, no resulta necesario que todas las personas que sean censadas permanezcan en la vivienda para esperar al censista, con que una persona mayor de 14 años sea capaz de responder todas las preguntas es suficiente. En caso de que no haya nadie, se puede coordinar con algún vecino la entrega del comprobante de finalización (el código alfanumérico de seis cifras) en caso de que haya realizado el censo digital. Si la persona directamente no está en la casa y no completó el cuestionario online, se contará esa vivienda como vacía.

No se piden los DNI ni los apellidos de las personas censadas: desde el organismo oficial aseguran que toda la información es confidencial y se brindará de forma agregadaNo se piden los DNI ni los apellidos de las personas censadas: desde el organismo oficial aseguran que toda la información es confidencial y se brindará de forma agregada

El operativo desplegará casi 600 mil personas, entre censistas urbanos y rurales, coordinadores nacionales y provinciales y otros puestos que integran la estructura censal. Para los recorridos, se imprimieron 37 millones de cuestionarios. Los cerca de 500 mil censistas de aglomerados urbanos habrán visitado el miércoles 18 de mayo a las seis de la tarde todas las casas del país. Voluntarios, universitarios y preferentemente docentes, recorrerán 36 viviendas urbanas denominadas normales o 18 consideradas complejas (barrios populares o áreas de difícil acceso) entre las ocho de la mañana y las seis de la tarde. Obtendrán, por su trabajo, una retribución económica de seis mil pesos. En los días previos, fueron relevadas las personas en situación de calle, las viviendas colectivas -geriátricos, cárceles, hospitales, centros religiosos, hoteles residenciales, paradores- y las zonas rurales.

Las personas censistas deberán estar identificadas con una pechera alusiva, una credencial y una bolsa con el logo del censo, además de disponer de los cuestionarios censales y el kit de materiales correspondiente. La recomendación de las autoridades es que la entrevista se realice en la puerta de la vivienda por razones de prevención sanitaria. Ante las dudas y el miedo a las estafas, el Gobierno lanzó una página para poder verificar la identidad de los censistas. Para poder comprobar si la persona que asiste a su hogar es realmente un censista, sólo se necesitan los datos del DNI y cotejarlo en https://registro.censo.gob.ar/censistas.

Es un censo pionero, en muchos sentidos. Es, por primera vez, digital: la opción de completar el formulario de manera digital facilitará el trabajo de los censistas y acelerará el procesamiento de los datos. Presenta, a su vez, un cambio de fondo: se trata de un “censo de derecho”. Los anteriores relevamientos habían sido “de hecho”. Esto significa que se computan a las personas que residan habitualmente en cada vivienda a efectos de retratar una imagen más fidedigna de la realidad. En los censos previos, los resultados retrataban a las personas que durmieron esa noche en esa casa. “Esto es mucho mejor en términos metodológicos porque te permite identificar mejor dónde la población consume servicios públicos, por ejemplo”, argumentan desde el Indec.

Asimismo, es la primera vez que se preguntará sobre la identidad de género, con categorías consensuadas con organizaciones de la sociedad civil. “¿Cuál es el sexo registrado al nacer?” tiene tres respuestas posibles: “mujer/femenino”, “varón/masculino” y “X, ninguna de las anteriores”. La modificación del formulario se basa en el decreto presidencial N°476/21 publicado el 21 de julio de 2021 que aprueba la existencia del documento no binario: es el primer país de la región en reconocer identidades más allá de las categorías binarias de género en los sistemas de registro e identificación. “De acuerdo a la identidad de género, se considera…” es otra de las consignas. Las opciones son nueve y se atañe a Ley 26.743 que reconoce el derecho a tener la identidad sexual autopercibida en el documento nacional y que fuera sancionada por el senado el 9 de mayo de 2012, dos años después del censo anterior.

La palabra “discapacidad” ya no está. Se emplean los términos “limitación” y “dificultad”, adoptados de acuerdo a las recomendaciones de los organismos internacionales de expertos para la medición de la discapacidad, tales como la CEPAL y la representación regional de las Naciones Unidas. También, por primera vez, revelarán si en los hogares hay personas con dificultades para caminar o subir escaleras; recordar o concentrarse; comunicarse, entender o ser entendidas por otras personas; oír, aun con el uso de audífonos; ver, aun con anteojos; y comer, bañarse o vestirse solas.

Se presume que será el último censo en el que figure el concepto “jefe de hogar”. La transición comenzó en el relevamiento de 1991, cuando se agregó la palabra “jefa”. En el censo siguiente, se alteró el orden y la primera opción era el género femenino. En este último relevamiento, se mantuvo el término “jefa y jefe de hogar” y se sumó el término “referente del hogar” para ir desplazando de a poco la alusión de que en un hogar existen patrones. La consulta quedó, finalmente, así: “¿Cuál es la relación o parentesco con la jefa, jefe o la persona de referencia del hogar?”.

El primer resultado del Censo 2022, que al Estado le costó casi 13.000 millones de pesos, podría ser publicado el jueves 19 de mayo -el día siguiente del censo presencial-: se sabrá cuántos habitantes residen en Argentina. La cifra se presume que será por encima de las 47 millones de personas. El censo del 27 de octubre de 2010 proyectó que en 2020 la población argentina sería de 46.800.000 de ciudadanos. Pasaron dos años más. En tres meses, el Indec presentará una estimación preliminar de las tasas básicas: sexo, edades, población según regiones. A los ocho meses se comunicarán los primeros datos definitivos y al año y medio culminará el procesamiento de todas las variables con el escaneo y la decodificación de las actividades económicas principales de cada hogar.

1- ¿Cuándo es el censo?

La opción de cargar la información a través de cualquier dispositivo digital con conexión a internet rige hasta las ocho de la mañana del miércoles 18 de mayo. Ese día, desde las ocho de la mañana y aproximadamente hasta las seis de la tarde se realizará el censo presencial, el auténtico “día del censo”. Los que no hayan respondido el cuestionario online, podrán responder las preguntas en la entrevista directa con el censista.

2- ¿Tengo que estar en mi casa si ya completé el cuestionario digital?

Sí. El censo digital no reemplaza al censo tradicional: lo que hace es reducir los tiempos de la visita y del procesamiento de datos.

3- ¿Por qué tengo que esperar al censista si ya completé el cuestionario digital?

Para darle el código alfanumérico de seis dígitos que entrega el sistema al finalizar el trámite online.

4- ¿Tengo que imprimir el comprobante de finalización del trámite?

No es necesario imprimirlo ni exhibirlo. Simplemente hay que mostrárselo o anunciárselo oralmente al censista cuando visite la vivienda el día del censo para que lo inscriba en el programa de carga de datos.

5- ¿Es necesario que la persona censista ingrese a mi hogar?

No. Las autoridades sugieren que las preguntas se respondan desde la puerta de la vivienda por razones de prevención sanitaria.

6- ¿Cómo reconozco a la persona censista?

La persona censista usará una pechera, una bolsa con el logo del operativo donde llevarán los cuestionarios y una credencial con su nombre y apellido que los acredita como enviados del INDEC.

Ante las dudas y el miedo a las estafas, el Gobierno lanzó una página para poder verificar la identidad de los censistas.

Para poder comprobar si la persona que asiste a su hogar es realmente un censista, sólo se necesitan los datos del DNI e ingresarlo al https://registro.censo.gob.ar/censistas. Por otro lado, cabe recordar que la opción de responder de manera virtual las preguntas del censo vence a las 8 de la mañana del miércoles, justo cuando empiecen formalmente las visitas presenciales.

7- ¿Qué pasa si no estoy en mi casa el día del censo?

Se decretó que ese día fuese feriado nacional para garantizar el normal funcionamiento del relevamiento. No es necesario que todas las personas que viven en el hogar esperen en la vivienda la visita del censista, basta que haya una persona mayor de 14 años capaz de responder todas las preguntas o de entregarle el código alfanumérico del Censo Digital.

En caso de que no haya nadie en la vivienda, se puede coordinar con algún vecino (o el encargado en caso de edificios) para que le entregue al censista el código otorgado por el censo digital e información básica sobre cuántas personas viven allí.

Si nadie contesta el timbre, se contará esa vivienda como vacía.

8- ¿Es feriado el día del censo?

Sí, el Congreso de la Nación declaró feriado nacional el miércoles 18 de mayo de 2022 según la ley 24.254, a efectos de que todas las personas puedan ser contadas en el lugar donde residen habitualmente, evitando los desplazamientos de la población. “El Día del Censo, entre las 8 y las 20 horas, no se podrán realizar funciones teatrales, exhibiciones cinematográficas, competencias deportivas y en general toda clase de espectáculos y reuniones públicas al aire libre o en recintos cubiertos. Los restaurantes, confiterías, casas de expendio de bebidas y similares, rotiserías, panaderías y en general todo comercio de venta de artículos alimenticios y de bebidas y clubes, permanecerán cerrados hasta la hora indicada”, dispone la norma.

9- ¿Es obligatorio hacer el censo?

Sí. “Todas las personas que habitan el territorio nacional tienen que responder las preguntas incluidas en el cuestionario censal, según el artículo 17 del Decreto 726/2020″, explican desde el Indec.

10- ¿Cuál es la diferencia entre vivienda y hogar?

“Para el censo, un hogar es la persona o grupo de personas que viven bajo un mismo techo y comparten sus gastos de comida. Por ejemplo, dos personas que viven juntas y comparten el alquiler, pero cada cual compra su propia comida deben registrarse como dos hogares dentro de la misma vivienda”, es la explicación del organismo encargado de realizar el relevamiento.

11- ¿A quiénes se deben censar en cada hogar?

Son todas las personas que residen y duermen en la vivienda la mayor parte del tiempo. El instructivo del Indec define esa mayoría como cuatro días o más por semana.

12- ¿Cuánto tiempo demora cargar los datos online?

La carga de información dependerá de la cantidad de integrantes del hogar, pero se presume que no debería extenderse más de diez minutos.

13- ¿Cuántas preguntas son?

Son, como máximo, 61 preguntas únicas para todos los habitantes del país. En el censo de 2010, hubo dos modalidades: el básico y el ampliado. El básico era general y tenía 35 preguntas. El ampliado fue contestado por el 10% de la población y suponía 67 consultas. Las 61 preguntas del censo 222 están divididas en dos módulos: el del hogar -lo respectivo al acceso a servicios, características de la vivienda, entre otras condiciones- y el de cada persona miembro del hogar. En el formulario impreso son doce páginas y el orden se altera en las planillas online para agilizar la carga. A su vez, hay preguntas nuevas y cambios de lenguaje en comparación al censo anterior.

14- ¿Cómo se censan los hijos y las hijas de padres separados?

Se deben censar donde residen y duermen cuatro días o más a la semana, aunque tengan también otro hogar. Si pasan una semana en cada hogar, la respuesta más correcta, según la recomendación del Indec, es el hogar en el que se encuentre ese miércoles 18 de mayo.

15- ¿Cómo se deben censar los ancianos que viven tiempo parcial en geriátricos?

Corresponde a la referencia de las viviendas colectivas, aquellas destinadas al alojamiento de personas que viven bajo un régimen institucional y no bajo estándares de familia. Estas viviendas están reguladas por normas de convivencia de carácter administrativo, militar, religioso, de salud, de reclusión, de trabajo, de educación, etc. Pueden ser cuarteles, hogares de religiosos, hospitales, hogares de ancianos, prisiones, campamentos/obradores, residencias de estudiantes, colegios o internados, hogares de menores y hoteles turísticos. Si estas personas viven en viviendas colectivas durante cuatro o más días a la semana del 18 de mayo en calidad de internas, internadas o huéspedes y no regresan habitualmente a una vivienda particular, deberán ser censadas por quien visite el establecimiento.

16- ¿Hay que presentar el DNI?

No. “El cuestionario censal no solicita DNI. El número de documento, junto al día y mes de nacimiento, es una pantalla temporal que se utiliza para verificar que quien va a entrar a responder el cuestionario digital es una persona humana real y no un robot, con la edad suficiente (a partir de los 14 años) para contestar en nombre de todos los miembros del hogar. La validación es requerida únicamente para el ingreso al cuestionario censal y el resguardo de su información”, explican desde el Indec. Tampoco habrá que presentarlo el día del censo presencial. Incluso se censan todas las personas que residen habitualmente en el país tengan o no DNI. El cuestionario ni siquiera pide apellidos dado que rige el secreto estadístico: toda la información es confidencial y se brindará de forma agregada.

17- ¿Los extranjeros o los argentinos que están temporalmente en el país se deben censar?

El Indec responde: “Solo se tiene que censar quien residió en el país durante los últimos seis meses o si piensa fijar residencia por los próximos seis meses”. El censo se ocupa de contar a todas las personas que habiten el suelo argentino.

18- ¿Cómo se determina quién es la jefa, el jefe o la persona de referencia del hogar?

“La jefa, el jefe o la persona de referencia del hogar es la persona reconocida como tal por los demás miembros del hogar. A partir de este rol, se determinan y ordenan las relaciones o parentescos de las personas que viven en el hogar”, responden desde el sitio web del censo.

19- ¿Qué pasa si olvidé censar a una persona en el trámite online?

En ese caso, habrá que decírselo al censista cuando visite el domicilio el 18 de mayo. “Es importante que todas las personas sean contadas”, expresan las autoridades.

20- ¿Se pueden editar o corregir las respuestas en el cuestionario digital?

Sí. No es necesario completar la totalidad de las preguntas en el primer ingreso. El sistema permite guardar la carga y volver a ingresar a través del código único de vivienda. No habrá vuelta atrás cuando se presione el botón “finalizar censo” al cierre del cuestionario. Una vez que el sistema emite el código alfanumérico de seis dígitos -comprobante de finalización- ya no se podrán editar las respuestas ingresadas.

21- ¿Puedo mentir?

En la carga online hay mecanismos automáticos para cotejar datos erróneos que no permitirán completar el formulario hasta que se corrijan. En la carga manual, ya no tanto. Desde el organismo dicen que al tratarse de un relevamiento a millones de personas que arroja datos estadísticos y porcentuales, un dato falso no alcanza a alterar la ecuación.

22- ¿Cuándo estarán los primeros resultados?

El jueves 19 de mayo de 2022 -al día siguiente del censo presencial- el Indec tiene previsto informar cuántos habitantes viven en Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.