El poderoso huracán Dorian dejó al menos treinta muertos este lunes en las Bahamas y, después de recorrer lentamente la costa de Florida, en Estados Unidos, ahora azota Georgia y las Carolinas.

El vórtice de la tormenta pasará cerca o sobre la costa de Carolina del Norte en las próximas horas, antes de avanzar al sureste del extremo suroriental de Nueva Inglaterra el viernes por la noche y el sábado por la mañana y de cruzar luego a Nueva Escocia.

Este viernes se debilitó a categoría 1. No obstante, los meteorólogos advirtieron que la amenaza que supone para la costa sureste de Estados Unidos no disminuyó.

Hasta el momento los estragos han sido mínimos en la costa de Florida, aunque las autoridades han solicitado a la población mantenerse alerta y en resguardo, sobre todo en Carolina del Sur y del Norte, e incluso en las costas de Virginia.