Al menos 49 muertos en un ataque a tiros a dos mezquitas en Nueva Zelanda

Otras 20 personas resultaron heridas en el ataque. Uno de los tiroteos fue transmitido en directo a través de facebook por uno de los implicados.

Al menos 49 personas murieron y otras 20 resultaron heridas de gravedad en los ataques de este viernes en dos mezquitas de la ciudad de Christchurch, en Nueva Zelanda, indicó la primera ministra Jacinda Ardern.

«Está claro que esto solo se puede describir como un ataque terrorista. Por lo que sabemos parece que estaba bien planeado», indicó. «Se encontraron dos artefactos explosivos en vehículos sospechosos y fueron desactivados», añadió.

La primera ministra confirmó la detención de tres personas relacionadas con el ataque y calificó el ataque de «extrema ideología y extrema violencia». Señaló que no tiene «precedentes» en Nueva Zelanda, un país que describió como diverso y abierto.

Las mezquitas de Christchurch estaban repletas por la sesión vespertina de oraciones, cuando comenzaron los disparos. Un portavoz de la comunidad musulmana, Mustafa Farouk, indicó que en una de las mezquitas había reunidas entre 300 y 500 personas, según Radio New Zealand.

Uno de los tiroteos fue retransmitido en directo a través de las redes sociales por uno de los implicados, que aparece con ropa militar dentro del centro de culto disparando a bocajarro a varias personas con un arma automática de la que cambió el cargador al menos dos veces.

El hombre fue identificado como Brenton Tarrant, un ciudadano australiano de 28 años que además de filmarse, publicó un «manifiesto» en el que explicaba los motivos racistas del ataque e incluiría calificativos peyorativos contra los musulmanes.

Nueva Zelanda, un país que sólo ha tenido un puñado de tiroteos masivos en su historia, vive uno de sus «días más oscuros», dijo la primera ministra Jacinda Ardern.

«Lo que ha ocurrido en Christchurch es un acto extraordinario de violencia sin precedentes. No tiene lugar en Nueva Zelanda. Muchos de los afectados serán miembros de nuestras comunidades migrantes; Nueva Zelanda es su hogar, somos nosotros», dijo.

Inclusive el líder de la oposición neozelandesa, Simon Bridges, expresó públicamente su «apoyo a la comunidad islámica» del país. «Nadie en ese país debería vivir con miedo, no importa su raza o religión», apuntó.

En la mezquita de Masjid al Noor, en el centro de Christchurch, un inmigrante palestino que no quiso ser identificado, dijo que vio un hombre ser baleado en la cabeza.

«Escuché tres disparos rápidos y después de unos 10 segundos todo comenzó de nuevo. Debe haber sido un arma automática porque nadie puede apretar el gatillo tan rápidamente», dijo el hombre a la AFP.

El testigo Len Peneha aseguró que vio a un hombre vestido de negro ingresar a la mezquita Masjid Al Norr y posteriormente escuchó decenas de disparos, seguidos de personas que salen aterrorizadas del lugar.

Dijo que también vio al agresor mientras huía antes de que llegaran los servicios de emergencia.

«Vi muertos por todos lados. Había tres en el pasillo, en la puerta de entrada y dentro de la mezquita», comentó. «Es algo increíble. No entiendo cómo es que alguien pudo hacerles esto a estas personas, a cualquiera; es ridículo».

El tirador transmitió en vivo
Como si fuese un videojuego: la cámara sobre la cabeza, el arma de fuego semiautomática sujetada con las dos manos.

Con esa cámara, Brenton Tarrant, un australiano de 28 años, ingresó a una mezquita en Christchurch, Nueva Zelanda, y registró durante 17 minutos el ataque, que fue transmitido en vivo por Facebook Live.

Si bien sus redes tanto de Facebook como de Twitter fueron cerradas, trascendió que el hombre escribió un manifiesto antes de la masacre donde exponía las razones de su accionar. «Solo soy un hombre blanco común, de una familia normal que ha decidido tomar una postura para asegurar el futuro de su gente», escribió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*